19 de octubre de 2009

COLOMBIA, PAÍS DE TARTUFOS

Tal como se sospechaba las voces de protesta contra Residente, el vocalista de Calle 13 no se hicieron esperar. El pueblo colombiano, fiel a su destino, fue una vez valiente e hizo respetar la libertad que lo obliga a aceptar 14 bases norteamericanas en su territorio.

Expresiones que van desde el “Indignante” hasta el típicamente racista y muy colombiano “A ese mico quien le dio velas en este entierro” llenaron los blogs y periódicos nacionales. Por supuesto, ya el alcalde de Manizales acaba de decir que no dejará que esta infiltración ideológico chavista y extranjera perturbe la paz de su ciudad. Desde mi faro puedo ver el humo que sale de la quema de CD’S y DVD’s que se tuestan en las esquinas de mi país. Esto no representará ninguna pérdida para el grupo porque en Colombia el 85 por ciento del material discográfico se compra en el San Andresito. En Colombia la piratería y la ilegalidad abundan.

Colombia es Pasión y también es Uribe. En esta nueva muestra de intolerancia noto que el pueblo ya se mimetizó con su gobernante. Todos hablan de la afrenta que sufrió el país como si fuera personal. Y nadie habla de los falsos positivos, de los hornos crematorios encontrados en la selva, de los 5 millones de desplazados, de los 38 mil muertos al año, del Agro Ingreso seguro, del desempleo, de los parapolíticos que ya están haciendo campaña para el congreso, de la recesión del juego macabro en que ha sometido este gobierno a los familiares de los secuestrados y de tantas otras cosas que los colombianos no quieren ver por estar pendientes de lo que hace Piedad Córdoba o Hugo Chávez, o ahora lo que hace un simple cantante.

Residente puede ponerse la camiseta que se le venga en gana, él no es más que una estrella del pop, como lo es Shakira o Juanes. La diferencia que tiene con ellos es que en vez de gustarle Luis Miguel a él le gusta Manu Chao y quiere ser como él. A mi me gustaría que se pareciera más a su paisano Héctor Lavoe pero él es un santo y con los santos no se juega. Para los colombianos Residente ya no es más un cantante puertorriqueño, ahora pertenece al bloque intelectual de las FARC.

Colombia no es Macondo, Colombia es el país que muestra Fernando Vallejo en su obra, por eso no pueden tener un presidente, necesitan un capataz, alguien que sea decente, que se eche la cruz antes de usar el machete.

Allá nos crían con el temor de Dios y de los padres. Para un colombiano lo más importante es quedar bien con el papá, ser el orgullo de la familia. Para nosotros la ciudad es algo nuevo y por eso es que el colombiano cuando sale del país empieza a decir que su terruño es el mejor vividero que hay, empieza a ver las calles sucias de cualquier ciudad, las mujeres son feas porque no tienen las tetas ni el culo de las colombianas, las ciudades son aburridas porque en las calles no se escucha vallenato ni corridos prohibidos, no hay nada con lo que pueda saciar su interminable sed de sangre.

Ahora Residente les acaba de dar otra excusa para odiar, para indignarse, para meterse el escapulario a la boca. Lástima que alguien de afuera cumpla el papel que tendría que cumplir alguien como Juanes o como Shakira, denunciar -así sea en unos premios de mierda- la barbarie que está ocurriendo en Colombia, tiene que ser “Un negro de porquería” el que venga a decirnos en una puta camiseta una verdad que en otro lugar daría vergüenza, pero que en mi país de vampiros alegra los corazones ya muertos.

10 comentarios:

Carlos dijo...

Compañero!!!!
Todavía estoy en gestación, en ese tiempo intrauterino en que no hay significativas diferencias funcionales entre los fetos de los distintos vertebrados, pero de lo que logro dilucidar sobre lo que terminaré siendo . . . Colombiamífero no, otra cosa pero eso no, no me le apunto a un territorio de tartufos . . .

Iván Gallo dijo...

Mario Mantilla El 19 de octubre a las 23:17
Comentario:
Iván un gusto saber que su aguda crítica no es solo cinematográfica, lo cual sería un desperdicio, sino que va con su mirada al trasfondo de la sociedad, en nuestro caso la colombiana, pacata, conservadoramente violenta y de doble moral. Aunque nos divierte a veces ser del 20% que anhela un gobierno y una sociedad mínimamente respetuosa, con solo imaginar el dolor de estómago de los sectarios ante acciones simbólicas como las de Calle 13.
Un saludo especial
MARIO MANTILLA

Anónimo dijo...

Ivan como va a comparar a Calle13 con Shakira o Juanes, calle 13 mientras hace dinero piensa, en cambio nuestras estrellitas solo sacan lo que quiere la gente.

POETRIX dijo...

Me gusta el blog... eso es... que que bueno que hagamos una red... los invito a conocer la iniciativa y échense una pasadita por www.yopoetrix.blogspot.com

Un abrazo

Isaias

juan dijo...

El de la pajarita, junto a Residente, es el gran Leonardo Tarifeño!!!

Norwell Calderón Rojas dijo...

Cada futbolista del mundo al meter un gol, mientras corre hacia la camara y sudoroso pero exultante alza su camiseta para tender un lazo con el mundo posible que hay fuera del televisor, debería llevar una denuncia contra Uribe y contra los millones de Colombianos en los que lentamente ha madurado un coraz{on paramilitar.

Es que el asunto no es Uribe, o solo Uribe. Es el respaldo de los medios, y es, como no, ese fruto seductor,que madura hasta el rojo sangre, que se ofrece dulce, que se pudre infinitamente: el coraz{on paramilitar del - no he recibido la estadistica de la mañana - tal vez 67% de los colombianos.

Certero el comentario, bacana la redacción. Un abrazo Ivan.

juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ivan:

Totalmente deacuerdo contigo, abundan los tartufos en Colombia, sobretodo en tu pueblo natal, empezando por gente como tú y Saulito Gómez.

Un cucuteño consecuente.

kakico dijo...

Hola don Iván, por acá echándole un vistazo a su blog. Me detuve en este artículo y me deja perplejo que a pesar de la distancia se encuentra al día del "chismerrío de la politiquería" colombiana. Y sí! "Colombia" se uribitizó, pero tarde que temprano el pueblo despertara de su cómoda "ignorancia" y entenderá que mil uribes más vendrán en el futuro, si no nos liberamos del síndrome de la colonia, ahora que nos preparamos para los Bicentenarios. Tristemente parece que estamos como al principio, la diferencia es que antes las "provincias" se sentían protagonistas y se iban a la guerra para hacerse respetar. Hoy después de 200 años no somos libres y las "provincias" están anuladas y su voz sólo se escucha para pedir al Gobierno Central más recursos de transferencia para sus regiones...
kCo. ~ Bunkar, Sábn31octviiO\

Se ha producido un error en este gadget.