31 de mayo de 2011

MI ODIO HACIA LA CIENCIA Y MI DESPRECIO A LA TECNOLOGIA ME ACABARAN CONDUCIENDO A ESTA ABSURDA CREENCIA EN DIOS

Con los horrores del siglo XX el intelectual creyó que lo mejor era matar a Dios. A mediados de la década del cuarenta, después de que Vasili Grossman escribiera la crónica donde denunció el Holocausto judío el hombre de letras se convenció de que el progreso estribaba precisamente en militar un ateísmo exacerbado. Se quiso borrar de un plumazo una tradición de muchos siglos donde el artista se inspiraba en su propio fervor religioso para construir sus obras. Los existencialistas franceses encabezados por Sartre y Camus empezaron a escribir obras donde el protagonista era el mismo vacío existencial, el nihil. Si bien lograron escribir obras maravillosas como La nausea o El extranjero, sinceramente no se pueden comparar con lo que hicieron Flaubert, Hugo, Baudelaire o Maupassant un siglo atrás.
Como si hubieran esparcido una mancha sobre lo escrito el escritor de finales de siglo XX esgrimió el absurdo de la vida dejándose llevar por la fiebre marxista, la nociva fiebre comunistoide que envenenó el arte de las últimas décadas del siglo pasado. Si bien casi todos los regímenes comunistas cayeron a principios de los noventa, impulsados por el colapso del Oso soviético, la izquierda sigue ejerciendo el monopolio del arte.
En 1998 Saramago escribió un ensayo que fue como el bastión sobre el que se sostienen los pobres escritores de estos tristes países. En el ensayo titulado El factor Dios, el escritor portugués le achaca todas las guerras, todos los genocidios que se perpetraron en el mundo a la creencia en un ser supremo. Si bien durante la edad media la iglesia mandó a quemar inocentes y mentes brillantes como Galileo, si se instauró una guerra sin cuartel en oriente con las ridículas cruzadas, si exterminaron a los indios que poblaron américa, también hay que recordar que gracias al mensaje de Pedro el cruel Imperio romano colapsó y hasta se transformó en báculo del cristianismo. El césar se transformó entonces en Papa y conceptos que tanto abogan nuestros intelectuales y poetas a la hora de pedirle prorroga a su casero como misericordia o piedad se vinieron a conocer a partir del mensaje del cristianismo.
Es mentira eso de que el renacimiento mató a Dios, al contrario Leonardo y Miguel Angel construyeron sus obras como un homenaje al altísimo. Lo mismo se aplica para Giotto, Donatelo y Durero. Van Gogh quien supo retratar como nadie el movimiento era en sus tiempos libres un pastor evangélico, lo mismo que el atractivo Caravaggio quien dividía su tiempo entre el cortejo incesante de las muchachas bien de Venezia, la pintura y la entrega total a cristo. Ahí están sus cuadros que lo atestiguan.
La literatura rusa, desde Lermonosov hasta Pasternak esgrimió un cristianismo enfebrecido. En los cuentos de Tolstoi sobre todo en el que titula Lo que hace vivir a los hombres, se basa sin duda en las escrituras de la biblia para escribir sus maravillosas parábolas. En esta maravillosa historia un ángel salva de la miseria a un zapatero remendón y su familia. Crimen y castigo de Dostoyevsky es de lo más grande que se ha escrito sobre la culpa y el arrepentimiento, dos actitudes enteramente cristianas. Lermontov, Goncharov, Gogol tuvieron en alguno de sus escritos una alusión al creador. Los personajes rusos al ser precisamente eso, rusos, están necesariamente llenos de culpa, son atormentados, presentan todas las características de la personalidad de un artista.
Estoy convencido que es más propicio para un artista fundirse en el misterio de la santísima trinidad que en la certeza de la nada. Si no existe la vida eterna ¿Sobre que escribimos? Beckett basó su obra en el absurdo de la existencia; la vida termina con nuestro ciclo vital. Para mi, a pesar de lo que afirme Susan Sontag y sus secuelas, Samuel Beckett es una rata miserable al lado de Thomas Bernhard. En Maestros antiguos, Bernhard esboza la personalidad de un crítico que trata de desmitificar a Dios encontrando los defectos de las grandes obras maestras de la pintura. Si Dios construyó al hombre con todos esos defectos ¿Con que derecho ellos creen que pueden aspirar a la perfección?.
Baudelaire persiguió al Diablo y muchas veces lo vio de frente. El satanismo alimentó a los decadentistas francesas y todas esas llagas pululentas que describió Lorraine no son mas que las maldiciones que puede dejar la vida ultraterrena al tener contacto con nosotros. Toda la literatura de terror no es más que literatura religiosa. Es muy aburrido no creer en nada. Los intelectuales de acá, en su ignorancia absoluta creen que la vanguardia es ser comunista como era Sara Mago o ateo como era Sabatt-o. Ellos no son mas que piojitos muy chiquiticos al lado de una figura como la de Kafka, y que no me vengan a decir que el autor de la Metamorfosis era ateo porque en sus libros aparecía siempre el absurdo de estar vivo. La actitud de Josef K ante el guardian de la justicia no es mas que la espera eterna del que está en el purgatorio por entrar al paraíso. Kafka era judío señores, recuérdenlo y ese enfrentamiento con su padre no es más que un enfrentamiento con el mismísimo Dios.
Entre los cineastas ni hablar. Los europeos demostraron tempranamente una rara inquietud por Dios. Dreyer por ejemplo al filmar todas esas brujas y vampiresas que aparecen en Vampyr demostraba una rara predilección por la religión. Nunca Juana de arco estuvo tan cerquita de la santidad como en su película. Los escandinavos llevan esa cruz a cuestas. En El manantial de la doncella Max von Sydow no es otra cosa que Dios arrasando a Sodoma y Gomorra mientras mata con sus propias manos a los asesinos de su hija. En El séptimo sello un cruzado, un guerrero de cristo se enfrenta en una inmortal partida de ajedrez contra la propia muerte. Bergman, un renegado del creador esbozó durante toda su obra el puente que comunica al hombre con el dolor de la religión.
Tarkovsky padeció durante la era Bresnhev la condena de ser un creyente en medio de un reino de ateos. Su sinceridad lo obligó a exiliarse. Allá en Italia donde todo el mundo lo idolatraba entregó su vida ante el dolor de estar lejos de su tierra. Los rusos y su arraigo. Al adaptar la novela científica de Lew Solaris, hizo una de las reflexiones más profundas sobre la vida eterna. Es el misterio de la religión lo que fundamenta las obras maestras no la frialdad cientificista.
La tan mentada crisis de creatividad que vivimos en todas las artes puede tener su raíz en el ateísmo imperante. No hay nada a que cantarle, ya nada infunde temor. Se acabó la era del escándalo. El artista cometió el error de pasarse de vereda y caer ante la tentación que le ofrecía la ciencia. Un artista está mas cerca de ser un profeta desquiciado que un medido hombre de ciencias. Ya lo dijo aquel ateo contradictorio llamado Luis Buñuel, cansado de lo plano que es el mundo contemporáneo, aburrido de la lógica, de este mundo pragmático “Mi odio hacia la ciencia y mi desprecio a la tecnología me acabarán conduciendo a esta absurda creencia en Dios”

30 de mayo de 2011

MESSI. MEA CULPA

Hace unos meses me dejé llevar por la poca adversidad que presentó Messi ante la eliminación rotunda de su selección en cuartos de final del mundial. Me pareció un jugador extraordinario pero demasiado frío y lo acusaba de no vivir con pasión el fútbol, porque lamentablemente Lio prefiere sentarse a jugar Play Station que ver las grandes competiciones europeas.
Durante toda la temporada que pasó Messi demostró hasta la saciedad que es un jugador diferente. Ni la táctica amarrete de Morinho, ni la minuciosidad de Ferguson, ni lo bien que lo conoce Wegner, Messi se rebeló ante todos los esquemas que enfrentó y cada vez que cambiaba de velocidad todas las tácticas se rompieron en mil pedazos. Me acordé de un pedazo de aquella horrenda película que filmó John Huston, Escape a la gloria, cuando Michael Caine explica en el pizarrón como parará el equipo Pelé agarró la tiza y bajo la figurita que es el dibujo una larga flecha donde driblaba a todos sus oponentes y marcaba el gol ¿Qué le puede decir un técnico a jugador como Messi? Nos imaginamos al borracho del Bolillo Gómez regañándolo porque este intenta gambetear a un rival, porque no está marcando la salida del lateral o porque su indisciplina “Desordena el dibujo táctico”. Las mismas cosas que un inepto como Maradona le pudo haber dicho durante el mundial, “Mirá pibe, hacele caso a Mancu que ese si sabe” Lionel es un jugador que rinde cuando se siente feliz y allí en el Barcelona rodeado de todos sus amigos supo desplegar todo su talento. En Alves, en Xavi, en Iniesta jugadores que conoce desde hace años supo encontrar su ecosistema.
En esta temporada Messi demostró que el no rinde en el Barcelona solo porque está rodeado de jugadores que lo dejan mano a mano con el gol. En Argentina se comieron el cuento que Messi es solo un genial rematador. No, yo creo que esta es la segunda temporada en la que Lio ha demostrado ser mas importante que el mismo equipo. En mas de una ocasión sus jugadas salvaron de una posible eliminación en Champions al maravilloso equipo de Guardiola. Sus pases fueron fundamentales para el 5-0 al Madrid en la primera ronda de la liga y ni hablar de su descollante presentación en el Bernabeu cuando con dos goles suyos, uno de ellos de antología derrotaron al fastidioso equipo de Mourinho. En la final contra el Manchester fue declarado el hombre del partido y un gol suyo destrabó un partido donde Barcelona, a pesar de ser un rotundo dominador no encontraba la llave para romper el empate. El genio volvió a aparecer.
A diferencia de Ronaldo, Messi aparece cuando hay más presión. Es un jugador de finales, su rebeldía no solo entrega partidos sino que da títulos. El caso del portugués raya en lo patético. Solo cuando la liga estaba perdida comenzó a hacer una hondada de goles. Esas goleadas finales del Madrid fueron lo mas desagradable de la temporada, un equipo donde solo en la banca tienen a Kaká y a Benzema jugadores que compraron por mas de 150 millones de euros estaba obligado a conseguir la triple corona sin embargo, como cualquier equipo chico se conformaron con la Copa del Rey y con el Pichichi de Cristiano un jugador que volvió a demostrar una cobardía absoluta en los momentos decisivos, un jugador con un talento impresionante pero sin garra, sin pasión. Yo si fuera portugués lo odiaría tan solo por verlo jugar con la camiseta de esa selección. Porque siempre que juega con el elenco lusitano está mas pendiente de como pararse antes de cobrar un tiro libro, de ver como su estilista profesional le acomodó el peinado, de sus guayos de mil colores.
Cristiano se siente muy bien en la casa blanca, es su hogar. Nadie como él ha sabido reflejar las virtudes del Madrid, su antipatía, su frivolidad, su poca sangre, sus goles hermosos e inoficiosos son el reflejo que ha tenido el equipo bajo la presidencia de Florentino Perez.
Mientras, a la otra orilla una ciudad le rinde culto a su hijo mas querido, porque asi haya nacido en Rosario Messi es de Barcelona, la ciudad lo ha adoptado, la ciudad lo ha endiosado. El es la principal arma para derrotar la hegemonía que quiere imponer sobre Catalunya los odiosos madrileños. Messi, un tipo formado en la cantera con cara de niño todavía, con cuerpo de pulga y una rapidez y un talento que desde Maradona no se veía hechiza las canchas de Europa y gracias a su égida le ha entregado la cuarta Champions a un equipo que desde ya se postula como el mejor de la historia.
En Barcelona la alegría no tiene fin.

100 PELICULAS. 9. CARLITOS WAY DE BRIAN DE PALMA. 1993

En su momento fue menospreciada, ignorada por los críticos. Verla representaba un placer culposo. Es que Carlitos Way es una película para ser disfrutada, no importa la condición social o la clase de leproso que tengas en tu cabeza.

Es imposible no identificarse con Carlos Brigante, el inmigrante puertoriqueño que poseído por el afán de conseguir el sueño americano se embarca en el difícil negocio de traficar con drogas. Nadie como él supo dominar la calle, era aprender a manejar una navaja o morir. Mister Brigante es de hierro y ni la cárcel lo pudo amilanar. Como solo pueden hacerlo los más duros el supo aguantar el infierno del encierro purgar su pena y no decir un nombre. Pero ahora que está afuera no quiere volver a entrar. Si bien la cárcel no lo reformó le ha quitado energía. Ahora pretende un sueñecito burgués, conseguir cincuenta mil dólares y viajar a las Bahamas donde es un anónimo. Está hastiado de las malas calles de Nueva York, está cansado de si mismo. Ha vuelto a ver al amor de su vida, Gayle, la hermosa bailarina a la que terminó para evitarse la tortura de pensar ¿Qué hará ella, con quien saldrá mientras yo permanezco en esta puta cárcel? Pero ahora la ha vuelto a ver y bien podría pensar en comprar un boleto extra y compartir su sueño con otra persona.
Pero detrás de él está un pasado que lo atosiga, que lo atenaza en sus brazos de hierro. En la calle no se puede confiar en nadie carlito, si le pusieras un poco de cuidado a la música que suena en esa discoteca que ahora compartes con el gordo Ron, ese gordo al que le decían hace poco Saso, entenderás que la calle es una selva de cemento y de fieras salvajes como no, los viejos códigos han muerto carlito y no puedes demostrar debilidad. Kleinfield no es tu amigo, si te acortó la condena no fue simplemente para salvarte la vida. Recuerda que el es un abogado judío y que los tiempos han cambiado. La salsa se ha impuesto en la noche nueyorkina y agarrado a su mano está la cocaína y la traición. El verano del amor ha quedado atrás mister Birgante y tipos tan asquerosamente ordinarios como Benny Blanco del Bronx son los que manejan el negocio. Si no entiendes esto estás muerto. La mala suerte persigue a los chicos buenos, sobre todo a los que se quieren redimir. El diablo se venga de todos los que se alejan de su lado. Un tiroteo donde muere el primo le brinda la oportunidad de conseguir lo suficiente para obtener la mitad del negocio de Saso, perdón de Ron, pero a la vez la calle tiene ojos y te están mirando todo el tiempo. Los ojos de la calle no se cierran nunca. Después está ese abogado judío que le debe plata, mucha plata a la mafia italiana. Kleinfield ha dejado de ser un chico bueno para convertirse en un gangster. El sueño está ahí carlito, no importa que hasta el incondicional Pachanga te traicione, Gayle está embarazada y te está esperando en la estación del tren, deberás correr rápido mister Birgante, correr con la poca energía que te queda, corre y no mires para atrás ni siquiera cuando los malos sedientos de venganza hagan sonar sus armas.

Desde sus primeros trabajos se le consideró a Brian de Palma como el más digno sucesor de Hitchcock. Todas esas dudas se disiparon con Carlitos Way. No solo es una película perfecta técnicamente, este es una de las cosas que más se le ha criticado al director italoamericano, pero en realidad el no tiene la culpa de ser un maestro de la técnica, de manejar su oficio a la perfección. Carlitos Way reúne todas las cualidades de su director, no tiene la tan mentada frialdad que los críticos suelen ver en una obra que si bien ha sido desigual tiene en su haber más de un clásico. Embebido en su cinefilia De palma es capaz de tomar prestado más de lo debido a sus autores más admirados como sucede con la célebre escena de la estación de tren en Los intocables, el niño rodando en su coche por ellas en clara alusión a las escalinatas de Odessa de El acorazado Potemkin. Acá todas las escenas juegan para que la película avance, no le sobra nada a esta maravillosa película de gangster. Y para uno como latino es un placer escuchar todo el tiempo las inmortales canciones de Hector Lavoe, De palma como un boriqua más reconoce a su cantor un año antes de que la muerte lo convirtiera en un souvenir. Canciones como Todopoderoso o Calleluna calle sol retumban todo el tiempo dentro del filme.

También cabe destacar la espléndida dirección de actores. Es un placer ver correr a Al pacino, uno de los actores que mejor saben moverse dentro de una pantalla. John Leguizamo confirmó en este filme lo que se había esbozado con Pecados de guerra también de De Palma, encarnando al oscuro mafioso Johnny Blanco from the Bronx es capaz incluso de disputarle escenas a Pacino. Sean Penn como Kleinfield obtiene el mejor papel de su dilatada carrera.
Parece increíble que en ese asqueroso abogado esté dentro uno de los actores más aclamados dentro de el Hollywood contemporáneo. Entre el elenco además de Leguizamo destacan otros actores latinos que han logrado consolidarse dentro de el sistema como es el caso del argentino Viggo Mortensen quien fue protagonista de La saga de El señor de los anillos y se ha convertido en el actor fetiche de David Cronemberg. Acá interpreta a un gánster caído en desgracia que tiene que es usado por la policía para sacarle información a Brigante. Su papel de Lalín digamos que lo mostró definitavemente como un actor con mucha capacidad independientemente de lo bien parecido que es. Lo mismo pasa con Luis Guzmán en su papel de Pachanga quedó en la retina de todo el mundo y no ha dejado de aparecer en películas de grandes directores destacándose su rol en Embriagado de amor de Paul Thomas Anderson.

Carlitos Way es una película que marcó a toda una generación y que sentimos no se ha puesto en el lugar que le pertenece. Hace unos días la volví a ver y el tiempo definitivamente la está situando en el lugar donde duermen los grandes clásicos de la historia.

29 de mayo de 2011

100 PELICULAS. 10. EL ULTIMO TANGO EN PARIS


10. EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS. Dir: Bernardo Bertolucci (1971): siempre que la veo maldigo sobre ella porque detesto el sexo sugerido en el cine, a mi que me muestren un primerísimo primer plano de una follada a full y no que me muestren esas bluyiniadas artificiosas. Pero la obra maestra de Bertolucci es mucho más que cine erótico, es una película sobre el absurdo del suicidio y sobre las terribles heridas que dejan en los seres que conoció el que lo practicó, una película sobre el desarraigo, el personaje de Marlon Brando ha deambulado por todo el mundo, revolucionario en América del Sur, cazador de ballenas en el mar del Japón, contrabandista en África, boxeador en Estados Unidos y al final ha conocido a sus 46 años a una propietaria de un hotel en París y todas las ilusiones empiezan y terminan en la ciudad luz.

Es un filme sobre un espacio arquitectónico porque ese apartamento donde los amantes se despedazan cada noche es casi que el protagonista de esta película, el recorrido de Bertolucci es minucioso, va desde la sala hasta el baño “Ya no hacen lavabos así” dice Brando el bruto mientras se está afeitando.Esta es una obra sobre la moral burguesa, sobre el ridículo concepto de la familia, sobre todos los valores que heredamos de nuestros padres. El monólogo de Brando mientras le practica sexo anal a la inmunda Maria Sneider lo que trata es de socavar todas las estructuras en las cuales se ha sostenido occidente.

Es un filme sobre el cine y una sátira terrible contra la pedantería impuesta por los chicos malos de la nueva ola francesa. No en vano el novio de la chica es Jean Pierre Leaud, el alter ego de Truffaut, quien acá encarna a un desesperante director en ciernes que cree como creían los discípulos de André Bazin “Que el cine es más importante que la vida”. Es una obra sobre una ciudad, París, única e irrepetible, compuesta por seres “Hermosos y sucios” como bien los describiría Cortázar en Rayuela. Los hinodoros que se bajan con cuerdas, las tinas manchadas de sangre, los vidrios que descomponen rostros como si fueran cuadros de Francis Bacon.
El último tango es una película sobre el arte pictórico. La referencia a los pintores siempre está presente en cada plano exquisitamente fotografiado por el gran Vitorio Storaro. Las referencias van de Rembrant a Corot y se hace explícita desde los créditos cuando los nombres de los que hicieron posible el filme se muestran encima de un cuadro de Francis Bacon pintado especialmente para adornar el principio de la película.
Pero sobre todo esta es una película sobre un actor: Marlon Brando quien utilizaría toda su energía vital para componer uno de los retratos mas avasallantes que se hayan visto nunca antes en el cine. Más que usar lo que aprendió con Strasberg Brando se cubre con sus propios recuerdos para llenar de vida lo que en un principio tan solo es un poco de tinta sobre el papel del guión. En el monólogo donde el americano cuenta su vida es el propio Marlon quien nos cuenta, como en una especie de autobiografía, el infierno de su infancia, cada frase viene reforzada de un movimiento gestual perfectamente controlado, ese momento se viene a desembocar en ese llanto desgarrador que embarga a Brando mientras la siliconuda jovencita se viene por obra y gracia de sus dedos.

El actor norteamericano dijo que después de la experiencia en El último tango pensó seriamente en abandonar el cine ya que la actuación empezaba a dolerle físicamente. Reforzada por los claroscuros de Storaro su personificación es una glorificación al movimiento. Desde como arquea las cejas hasta como deja caer un teléfono pasando por la manera de levantarse hasta la de agarrar un zapato en el aire. Su movimiento es tan maravilloso que ni siquiera da asco cuando se lleva a la rata muerta a la boca. Muchas veces he dicho lo mucho que detesto ver esta película, pero anoche, mientras la volí a ver me di cuenta que me la sabía de memoria, que la veo por lo menos tres veces años y que tiene la fuerza hipnótica que poseen las grandes obras maestras. La de Bertolucci es una película incómoda, que confronta demasiado hasta el punto de exasperarte precisamente porque sobre ella no deambulan personajes sacados de un guión sino gente con vida, llenas de toda la podredumbre y cobardía que solo podemos tener los seres humanos

27 de mayo de 2011

THOR: UNA PELICULA PARA SHELDON COOPER

Kennet Branaght logró hacer de la aventuras del Dios vikingo todo un drama shakespereano. A pesar de ser una super producción en el cual se gastaron millones de dólares, Thor es un filme de autor en el sentido de que todas las obsesiones del director británico están plasmadas acá. Sin duda que fue una grata sorpresa ver reflejadas en esos ciento veinte minutos escenas que evocan El rey Lear, al ver como un rey viejo, en este caso Odin, empieza a ser cuestionado por sus hijos y como el padre hecha sin contemplaciones a su hijo, despreciado, ultrajado caminando el destino de los hombres.
Ninguna de las adaptaciones de Marvel ha explorado las regiones del alma usando al gran bardo inglés como telón de fondo. Esa hondura no podemos encontrarla en ninguna de las entregas de Spider Man o Hulk películas dirigidas por los hábiles directores Sam Raimi y Ang Lee quienes se limitaron a llevar a la pantalla el universo construido por Stan Lee a principio de los años sesenta.
Acá no existe el maniqueísmo de los héroes. Como en la genial Watchmen, los buenos tienen un lado oscuro que nos lleva a desconfiar siempre de ellos, como si no fuera suficiente toda su divinidad al tener sentimientos, al tener vida así sea eterna, transitan el camino de la ambigüedad. Thor es un vanidoso que quiere imponer su nueva ley a como de lugar amparado en la popularidad que le profesan los habitantes de Asgard. Odin está demasiado viejo, demasiado conservador y ya los gigantes de hielo eternos enemigos de su reino lo empiezan a ver como un viejito débil. Esa tozudez, ese ego de rey le vendará los ojos y lo llevará a tomar decisiones equivocadas como por ejemplo desterrar al único ser que puede detener la embestida de sus poderosos enemigos y a mantener a su hijo Locki a su lado, nombrarlo casi que rey a pesar de que lleva en sus venas la sangre de las huestes enemigas.
Pero así como los buenos tienen un lado malo, los malvados pueden tener un lado bueno absolutamente visible. El espectador está condenado a compadecerse de un sujeto tan pusilánime, cobarde y ambicioso como el adoptado hijo de Odín. Si sentimos tanta ternura por Locki es porque tiene la capacidad de reflejar lo que es el ser humano. La identificación que podemos tener en la película no es con el todopoderoso Dios del trueno sino con su hermano, dotado de todos los defectos humanos. Los gigantes de hielo a quienes podríamos juzgar como seres completamente malvados si nos dejáramos llevar por su apariencia física resultan siendo al final una de las víctimas de la locura de Locki.
Esa lectura que hace Kenneth Branaght del mito revela lo bien que aprovechó una de las virtudes de su maestro: el de adaptar historias para contar sus obsesiones. Y tanto a Shakespeare como el director de Los amigos de Peter los posee esa obsesión por el comportamiento de los hombres, desde el Dios mas petulante al humano más insignificante.
La herencia shakespereana se nota además en la excelente dirección de actores. Anthony Hopkins recupera lo que creímos se le había perdido en la irregular El grito. Su actuación recuerda al Rey Lear más perdido, más solo, más loco. Odín vuelto una nulidad, atormentado por un dilema que parece solo padecen los hombres: el de saber criar a sus hijos. Para el personaje de Thor no se conformaron con buscar puro músculo sino que Chris Hemsworth demuestra lo que había insinuado en Star Trek, que además de tener una pinta arrolladora posee la gracia de un Cary Grant. Es imposible no reírse con las torpezas a los que el Dios está sometido por ser por unos días un humano cualquiera.
A pesar de que los humanos de la película estaban encarnados por maravillosos actores como Natalie Portman y Stellan Skangards son sin duda el punto más flaco del filme. Lamentablemente Thor comparte con las películas de superhéroe el hecho de que los seres común y corrientes resulten un poco aburrido y sobre todo caricaturizados. Esto es un problema que ha tenido el cine al adaptar comics que todavía no ha podido resolver, porque si vemos la historieta creada por Stan Lee podemos ver que todos los seres que habitan la tierra poseen la misma intensidad y protagonismo que los habitantes de Asgard.
Los efectos los decorados son maravillosos, de verdad que tienen la capacidad de asombrarnos. Como me deje llevar por mis últimas desafortunadas experiencias en 3D no tuve la oportunidad de verla en este formato pero me imagino que valdrá la pena.
Thor es entretenimiento de primera calidad y en algunas momentos sobre todo en las disputas entre el padre y sus hijos roza el buen cine. Me encantó que un director como Kenneth Branagh se haya encargado de este proyecto. No tengo la menor duda que los amantes del comic y de el universo de Stan Lee estarán felices con esta nueva de tuerca al mito escandinavo

25 de mayo de 2011

¿QUE ES EL CINE GAY?

Al ser un hijo de la modernidad el cine trajo los vientos innovadores de los nuevos tiempos. Al constituirse en arte el cine fue refugio de nuevos artistas. Los pintores, dramaturgos y fotógrafos que por su condición social, religiosa o sexual fueron expulsados de sus oficios, encontraron en el basto quehacer cinematográfico un modo de expresión donde pudieron ocultarse. Por esto no es gratuito que en el primer Hamlet que se adapta al cine el príncipe de Dinamarca sea la diva Asta Nielsen.

Figuras como F.W. Murnau, temprano maestro del cine mudo, fue en todo momento de su vida, un homosexual confeso que deja ver en alguna de sus películas la necesidad de mostrar sus inquietudes, sus dudas, sus tendencias sexuales. Tabu, su última película, devela abiertamente las ventajas que podría traerle al individuo vivir en una sociedad libre de prejuicios. Si la muerte no lo hubiera sorprendido en esa curva maldita, mientras la propinaba una contundente felación a su joven chofer seguramente hubiéramos podido ver en la pantalla la primera película donde los protagonistas fueran dos hombres amándose desesperadamente. En Estados Unidos George Cuckor, el famoso primer director de Lo que el viento se llevó no tenía problemas en reconocer que era gay. Los que si tenían opiniones encontradas por su condición sexual eran los machistas galancetes de la época, empezando por Clark Gable quien se le amotinó al productor David Selznick exigiéndole pronto la destitución de Cuckor si quería seguir contando con sus servicios de Red Buttler. Parece ser que Cuckor, amplio conocedor de la vida púrpura de Los Angeles, tenía ciertas afinidades nocturnas con el señor Gable. Cuckor tuvo que soltar la mítica película y entregársela al muy hombruno pero muy mediocre Victor Fleming. Pero este oscuro hecho de clara discriminación no amilanó a Cuckor quien siguió dirigiendo con mucho éxito películas hasta la década del ochenta. Fue además un amplio conocedor del universo femenino hecho que se ve reflejado en su meticulosa dirección de actrices. Supo sacarle lo mejor a actrices que van desde Greta Garbo, pasando por Jean Harlow y terminando con Jaqueline Bisset. Sin embargo ¡que películas hubiera hecho sobre su condición sexual si no hubiese desarrollado su carrera en el pacato Hollywood de la edad de oro!

Fue en Italia en la tumultuosa década del sesenta donde el cineasta pudo tener el valor para mostrar de una manera directa el tema de su condición sexual. Por eso uno puede encontrar en la figura de Pier Paolo Pasolini no solo a un director de cine sino a un político, un poeta y un pensador. En su novela autobiográfica Amigo mio cuenta sin tapujos el amor que sintió por uno de sus amigos de niñez, el niño con el cual el inicio su vida sexual. Convirtió a sus compañeros de cama, inexpertos actores, en estrellas de sus películas. Para autores como él o como Luchino Visconti, el hacer protagonistas a sus jóvenes amantes era un símbolo de libertad, de independencia. Franco Citi fue la musa de Pasolini. Bajo su personalidad el autor genovés pudo construir sus personajes, igual sucedió con Visconti y su amor jurado al hermoso Helmut Berger.
Si el homosexualismo de Pasolini es en sus película abierto, festivo, el de Visconti comienza a ser soterrado, casi que culposo. Esto se explica por la diferencia de edad de casi catorce años que le llevaba el autor de Cronica de un amor al de Pocilga. La otra era la condición de aristócrata que tenía este. Era mucho más difícil romper desde su clase que desde la burguesía de Pasolini. Ambos encontraron en el marxismo el escudo que necesitaban para defenderse de la sociedad italiana de la época, ramplona y pacata. Esa combinación fue fatal para Pier Paolo, los fascistas cansados de los ataques del intelectual comunista ordenan matarlo en 1975, la forma como perpetraron el crimen tuvo todos los componentes siniestros que caracterizaron los actos facistoides de la época de Musollini.

Visconti sucumbió a una larga
enfermedad en 1976, después de terminar, en condiciones físicas extremas sus dos últimas películas, Ludwig de Baviera y Retrato de familia. En la primera bajo la figura del polémico rey, Visconti expresó su admiración a la fastuosidad monárquica y sobre todo a la belleza que caracterizó a este monarca. Sus inclinaciones sexuales se esbozan sin tapujos y como casi todos sus personajes deambulan en la bisexaulidad. El rey no podría tener otro rostro que el de el amado Helmut Berger. Berger vuelve a aparecer en Retrato de familia. Este joven con ideas modernas viene a perturbar la paz del esteta septuagenario que refugiado entre sus libros y sus obras de arte a decidido renunciar al mundo por temerle a las amarguras a las que puede exponerse al amar al prójimo. Muertos con un año de diferencia, la desaparición de Pasolini y Visconti no solo fue un golpe para el cine universal sino para el movimiento gay. Ellos dos ayudaron con sus películas a pensar el hecho de ser homosexual.

En Alemania a finales de la década del sesenta irrumpe como un relámpago Rainer Werner Fassbinder, el enfant terrible del nuevo cine alemán. Más que un homosexual Fassbinder viene a ser un amoral despiadado. Uno de sus primeros títulos, Solo quiero que me amen, podría ser el título de su autobiografía. Admirador de Douglas Sirk, supo darle la relevancia estética a un genero moribundo como es el melodrama. Sin este cineasta alemán, Almodóvar no hubiese podido existir.

Fassbinder no supo desligar sus películas de la vida real. Con la gran mayoría de los actores que protagonizaron sus películas sostuvo tormentosos romances. Ese fuego fatuo que lo alimentaba lo llevó a hacer en 36 años de vida 42 películas. La necesidad de hacer filmes era sostenido por el consumo excesivo de cocaína que lo ayudaba a mantener un encarnizado ritmo de trabajo. Con la muerte de Fassbinder el cine gay pasó de tener un amplio círculo de difusión a ser condenado al ostracismo del cineclubismo. Además a principio de los ochenta, con la aparición del SIDA, el homosexual vivió una de las etapas de mayor discriminación en la historia moderna. Esto por supuesto que resiente el movimiento y el pensamiento gay. Hasta ahora, treinta años después se están superando estos absurdos prejuicios. La llama del movimiento se supo mantener en los ochenta por el que es considerado el más radical de los autores gays. Rosa Von Prauheim no le teme a las escenas de cama descarnadas ni al transgenerismo. Sus obras son crudas, polémicas, maravillosamente frescas. Todavía su influencia se deja ver en las nuevas generaciones de cineastas que después de haber soportado la tormenta de la discriminación han sabido ganarse un espacio no solo dentro de la comunidad gay sino dentro del cine mismo.

Se ha creado una estética, una manera de pensar a partir del cine rosa. La falta de difusión y los prejuicios que se tienen en lugares tan remotos como estos nos han privado del placer culposo del cine gay. Mientras Cine Colombia siga moviendo los hilos de la distribución el único cine homosexual que veremos serán esperpentos como Batma y Robin de Joel Shumacher o la cara de efebo idiota de Frodo Bolsom. Mientras, en las corrientes telúricas del nuevo cine independiente, un puñado de cineastas hacen realidad el sueño que hace mas de cuarenta años empezaron a esbozar Pasolini y Visconti.

18 de mayo de 2011

OTRA ENSEÑANZA DEL DOCTOR GOEBBELS

Para muchos todavía es incomprensible como un cabito cualquiera con un bigote ridículo que buscaba imitar torpemente a Chaplin pudo regir los destinos del país mas culto más civilizado del planeta. Si bien el tratado de Versalles con el que se puso fin a la primera guerra mundial dejaba contra la pared a Alemania, imponiéndole obligaciones que eran imposibles de cumplir , causando entre la población un descontento y un rencor no tanto con las potencias extranjeras sino con las fuerzas judeizantes que gobernaban el país explica mucho porque la masa necesitaba mas que una democracia, un caudillo que lograra sacar del fango el alicaído orgullo teutón.
Pero esas condiciones no bastaron para convencer a mentes tan prodigiosas como las de Martin Heidegger sino que el jefe del Nacional Socialismo Alemán puso como su mano derecha al culto e inteligente Doctor Goebbles un filósofo que entre otras dotes tenía la de ser un excelente sicólogo de masas. Gracias a él el nazismo pudo disponer a sus anchas de todo un arsenal de publicidad que ayudó a movilizar masas. Esto es algo típico de todos los regímenes totalitarios.
El siglo XX no solo fue el siglo donde los progresos tecnológicos hicieron creer al hombre que todo sería posible. Volar, viajar a la luna, tener en una cajita, como si fuera la caja de pandora, todo el saber del universo. Todo era posible y también manipular mentes a través de esa caja fue posible. En el siglo XX supimos gracias a la publicidad que se puede vender todo incluso el paraíso en esta tierra. El problema que ha traído no restringir los espacios publicitarios se nota en la poca o casi nula importancia que se le da por parte de los jóvenes a la necesidad de ser únicos e independientes. La publicidad nos ha enseñado a querer ser diferentes vistiéndonos igual.
Las tácticas del Doctor Goebbles para impulsar a un país a la hecatombe para mentalizar a una sociedad hambrienta de que el problema eran los judíos y que por lo tanto había que exterminarlos si se quería a una Alemania nueva, nos hizo concientizar de lo suceptible que podemos ser los seres humanos cuando insistentemente se nos recomienda algo. Y eso que los nazis todavía no contaban con ese gran hipnotizador de masas que es el televisor. Les basto tan solo con los periódicos, la radio, unos cuantos afiches para hacerles creer a la gente que Adolfo Hitler era Odin.
Ahora los grupos económicos utilizan los medios de comunicación como conductos no para informar a la gente sino para vender sus productos. No importa que sea, desde un jabón hasta una gaseosa, detenerse a ver una propaganda, con muy pocas excepciones, es ver la necesidad absoluta y casi absurda que tienen estos grupos de vender a como de lugar. Gente con el físico de Brad Pitt se come con una sonrisa una hamburguesa en Burger King. No hablemos de las desventajas probadas que puede tener comer diariamente una hamburguesa en estos lugares sino que hablemos de lugares que conozco alejados del casco urbano. Pongamos un ejemplo, los caseríos que rodean el municipio de Tibú en Norte de Santander donde provistos de una planta eléctrica tres familias se reúnen cada noche para ver la novela. Si bien la mayoría de telenovelas se ha convertido en otro espacio publicitario es infame para esos seres alejados del mundo, en su gran mayoría con serios problemas de desnutrición, sin agua corriente, destinados tan solo a comer un pedazo de yuca o papa a falta de otro alimento ver como propaganda tras propaganda se le vende las grasientas propiedades de una jugosa hamburguesa.
En los grandes festivales de cine hay un apartado especial para aquellas compañías que preocupadas por el impacto de la publicidad se dedican a hacer cortometrajes de sus productos dejando un mensaje destinado casi siempre a vender pero con responsabilidad. Cineastas como Dennis Hopper o Alejandro Gonzales Iñarritu desplegaron su talento en un puñado de minutos donde demostraban que se podía hacer publicidad responsable, llevando un mensaje claro y conciso con los pros y los contras que puede traer comprar por ejemplo una camioneta. Lamentablemente estas producciones están condenadas al ostracismo que generan los restringidos festivales de cine. El tiempo en televisión es oro y pensar en pasar una publicidad de mas de un minuto es casi una herejía. Así que tenemos que conformarnos con ver estas propagandas en el privado placer culposo del youtube.
En un país con los problemas de desigualdad como el nuestro es infame que no exista un control de la publicidad. Se trastocan los valores, se destrozan, se reinventan. No eres nadie si no tienes el último Toyota, no eres un hombre si tu novia no se parece a Angelina Jolie. Las mujeres soñamos con Ashton Kushner y creemos que toda nuestra universidad se tiene que parecer a la de los niños lindos de Melrose place. Vivimos en la internet, en la televisión, la publicidad nos hace vivir una vida ajena. Si el país en el que viviéramos al menos no tuviera los problemas de violencia con los que convivimos o la pobreza, la crueldad de la guerra y la corrupción no fuera moneda corriente no habría ninguna necesidad de hacer un llamado de conciencia. Pero resulta que vivimos en Colombia el país donde anualmente mueren 35 mil personas por hechos violentos donde las mujeres son maltratadas, tomadas como botines de guerra como si estuviéramos aún en el Medioevo, la publicidad no debería ser solo una herramienta para vender productos sino para concientizar a las masas de un problema que está ahí, latente, amenazante como una cobra mirándonos a los ojos.
Existe al menos la necesidad del placer estético. No tenemos porque pretender salvar al mundo por medio de la publicidad pero si hacer trabajos realmente creativos. El mundo sería un lugar mucho mejor si tuviéramos alrededor mas cosas hermosas. Necesitamos vender menos y preocuparnos más por el arte, por nuestro arte. Esa debería ser la primera responsabilidad. En el pasado reciente el país vivió algo muy parecido a una dictadura. Nadie en las primeras elecciones donde ganó Uribe conocía su programa pero todos conocían la frasesita esa ridícula de Corazón grande y la foto puesta sobre un cielo azul. La clave de la victoria de Alvaro Uribe fue la contratación de Duque como publicista de la campaña. Nos vendieron una imagen y nosotros sin dudar la aceptamos. Los postulados del Doctor Goebbles se vuelven a imponer.
Durante la pasada campaña presidencial conocimos la oscura imagen de JJ Rendón el hombre que le vendió a la derecha la manera de cómo asentarse en el poder. País por país, banana republic tras banana republic todos los candidatos compraron gustosos las ideas refritas que vendía candidato tras candidato. Y con eso fue suficiente. Una campaña de difamación en un país miserable como el nuestro puede mas que mil propuestas de cambio.
Necesitamos pensar la publicidad. El compromiso que genera nuestro oficio está completamente sobrevalorado incluso por nosotros mismos. Creemos que es chic, que es nice, que es lindo ser publicista porque es una carrera cool de niños bien creativos. Y eso no es asi. Nuestro compromiso es con la masa, con los hombres que dia a dia tienen que salir al trabajo y desde que toman el autobús están escogiendo. Se escoge todo el tiempo y nosotros somos casi que jueces. Por una elección mal dada un hombre puede perder su cabello o una mujer puede adquirir un cáncer.
Un publicista no es una prostituta que se vende al mejor portor, como en casi todas las actividades de la vida el publicista debe hacer su trabajo regido por los parámetros básicos que le puede imponer su moral. En tiempos donde el discurso político ha terminado, en tiempos donde la imagen tiene el poder de diez mil palabras, al publicista se le presenta la oportunidad histórica de regir sobre la conciencia de los hombres. Es un papel para el cual no está preparado, pero en esa encrucijada lo ha puesto esta época. No es necesario ya salir a la calle para verse influenciado por el poder de la imagen. El rey inmerso en su torre de marfil podrá ver el mundo con tan solo encender un teléfono celular, el naufrago en una isla, provisto de un radio satelital pensará en lo refrescante que puede ser una coca-cola ya que el mensaje está inmerso en él y ya nadie se lo podrá sacar. Como en la reciente película de Cristopher Nolan El origen, el publicista ha entrado en la conciencia de la gente y a incepcionado su mensaje en esa caja fuerte donde descansa su inconsciente.
Cuando Lenin sube al poder, luego de que la revolución rusa triunfara y lograra derrumbar a Nicolás II el primer comunicado que emite es justamente el de la necesidad de crear una cinematografía ya que el fue el primer mandatario que logró intuir que el cine era el soporte por el que se manejaba las masas. De ese esfuerzo nace una generación impresionante de cineastas encabezados por Eisenstein quien con su obra Octubre logró crear una regla fundamental del lenguaje visual que es el montaje. Por medio del montaje se puede modificar el pensamiento de la masa.
El nazismo, bajo la batuta de Goebbels logró crear una cinematografía si bien desigual, ya que contrario a lo que pasó en la revolución rusa donde los cineastas se sintieron identificados con los bolcheviques, en Alemania el grueso de los autores que surgieron en la década del 20 que tenían algún talento se fueron. Los que quedaron se vieron avocados a hacer películas donde se ensalsaban los ideales del partido nazi, la gran mayoría de esos filmes hoy solo sirven como material de estudio para entender como era la mentalidad nazi. Sin embargo la cineasta preferida del Fuhrer, Lina Reifensthan, quien con dos documentales descomunales, Olimpia y El triunfo de la libertad, fueron obras maestras indiscutidas que aún hoy, a pesar de la terrible ideología que profesan, se puede apreciar la belleza pictórica de las mismas.
En los pasados años aciagos que se vivieron en el país hubo un impulso inusitado a la cinematografía nacional. Sin embargo no podemos acusar al uribismo de crear películas que alabaran su mandato. Se han creado películas de infinito valor y se nota que se ha llegado a un profesionalismo cinematográfico que en los ochenta por ejemplo era impensado. El lunar no fueron las películas sino los noticieros, en especial lo que se gestó desde RCN. Ver el noticiero del mediodía era un acto infame, sobre todo cuando Vicky Dávila, la prostituta mayor del régimen, salía en su Cosa Política a mamarle gallo a los gobiernos vecinos y alabar de una manera grosera a su patrón Uribe.
Es que la publicidad no solo son comerciales, publicidad es la noticia que se escoge, la verdad que se oculta. El publicista en Colombia, en los años que pasaron fue un títere. Campañas como Colombia es pasión eliminaban cualquier tipo de análisis sobre el conflicto y buscaba desesperadamente crear un nacionalismo. Había que sentirse orgulloso del país sin importar que este fuera el más asesino de la tierra. Había que estar orgulloso solo porque en él mandaba Alvaro Uribe Velez.
Necesitamos una publicidad limpia cuyo único propósito no sea el de vender un producto sino que también sea una pequeña obra de arte, un vehículo que ayude a pensar al comprador y no que lo condicione. En un pueblo con los niveles de analfabetismo como el nuestro la publicidad puede convertirse sin duda en un medio de instrucción, de educación, de formación de valores. Valores no que busquen condicionar a la persona sino que lo enseñen a pensar por si misma, a buscar lo único que nos puede hacer libres y es pensar por nosotros mismos.

17 de mayo de 2011

EL INSTINTO

Estoy en medio de una clase viendo La ola, la película esa alemana de la que tanto se habló hace algunos años. Mis alumnos están completamente interesados en la trama, yo creo que se sienten absolutamente identificados.Son menores de edad pero creo que la gran mayoría estaría de acuerdo si Adolfo Hitler irrumpiera en un país como el nuestro. Son muy jovenes y no pudieron votar por Uribe, seguro lo hubieran hecho. El instinto asesino nace, perdura en el tiempo, fue el mismo instinto que nos llevó a matar 300.000 personas de 1948 a 1952, fue el mismo instinto que llevó a destrozar a Roa Sierra sin preguntarle nada, sin preguntarle siquiera lo mas elemental ¿Porque? ¿Quien? sobre todo quien, sobre todo porque. Dicen que días antes que abalearan a Gaitán una multitud aguardientada que presenciaba una corrida de toros en la Santa María de Bogotá, furiosa porque el toro era mas bien manso bajó a la arena y mató con sus propias manos al toro. Es la misma gente que unas semanas después prefirió emborracharse y saquear los locales ajenos que vengar a su líder y hacer la revolución.

Es la misma gente, siempre es la misma gente. Acá hay que enamorarse para poder seguir viviendo. O drogarse. Estos muchachos ya no se drogan, ni siquiera se enamoran. Son zombies y quieren sangre. Somos los mismos nada nos hará cambiar por eso la guerra no tendrá fin, por eso no nos cansamos de matarnos los unos con los otros. La sangre nos da vida como si fueramos vampiros. Somos vampiros, que no te de de lleno el sol.

Tengo un problema en un ojo, se me desenfoca constantemente y me causa irritación. Creo que es un puto glaucoma, dentro de poco me quedaré ciego y tendré que pagarle a alguien para que me lea las partes de los libros que mas amo. No tengo alternativa y como soy adicto y no puedo parar de escribir desafió arrogantemente a mis ojos y en la oscuridad de la salita de cine garrapateo estas palabras. Quería ver la reacción de los muchachos y todos están entusiasmados. Quisieran pertenecer a algo, están muy solos, incomunicados con su padre aunque tienen amigos en Tahití gracias a sus Blackberry. Hace años no daba clases y me he dado cuenta de que ahora los jovenes cambian mucho, todo el tiempo. Tienen 15 mil pieles detras de la que los cubre. Ten cuidado con ellos, en cualquier momento te pueden engañar. Ya no tienen ideologias ni obsesiones. Están muertos.

Yo también estoy un poco muerto, no puedo formular ninguna idea, no veo la forma de salir a flote, no se en que momento todo se terminará huyendo y yo como la lora de un barco pirata lo único que puedo gritar son un poco de groserias que he aprendido de los boquisueltos marineros. No tengo opción, ni invectivas solo me siento desde mi balcón a ver como el terremoto se lo lleva todo.

Los muchachos que en algun momento estaban atentos a la película ahora hablan y se besan entre ellos. Tengo ganas de levantarme, de seguir mi instinto y detener la película. Sería lo correcto, detener la película y decirles que no tenemos otra opción que irnos todos para la casa y escondernos debajo de la cama a esperar que el terremoto acabe con todo.

Quiero levantarme pero no puedo

100 PELICULAS. DE LA 20 A LA 11


2O. CANTANDO BAJO LA LLUVIA. DIR: Stanley Donen. No me gustan los musicales pero la película de Gene Kellu supera las leyes de la física, mas que bailarines son malabaristas de circo. El telón de fondo no puede ser mejor para un desocupado como yo que ama las películas: La aparición fulgurante del cine sonoro. Hollywood en todo su esplendor, sembrando los mitos que hoy todavía lo sostienen. Cuando te sientas mal, cuando la bareta se te acabe y nadie te de nada para fumar hay que ver una y otra vez la mejor película del género cuya finalidad máxima es hacer felíz a la gente


19. LA PANDILLA SALVAJE. DIR: Sam Peckinpah. Son pistoleros pero están viejos. Son como el mismo western que va languideciendo. Con la inminente muerte de John Ford los pistoleros ya no tendrán donde esconderse. Esto lo presiente Peckinpah y es por eso que hace esta película sobre la nostalgia de un puñado de hombres que tuvieron la desgracia de vivir mas de la cuenta practicando un oficio donde se acostumbra a morir joven.


18. DOGVILLE. DIR: Lars Von Trier. La revista argentina El amante consideró en su momento este filme como el peor del 2003. Sin embargo la propuesta de Von Trier de eliminar el decorado tradicional y hacer una película donde cada personaje va construyendo su espacio no es un capricho de este polémico director de cine. El cuidadoso casting de la película incluye a actores acostumbrados a trabajar con los mejores directores de la historia. Sino vean a Ben Gazzara desarrollar los filmes del gran John Cassavetes, o Lauren Bacall, la última esposa de Bogart y que de la mano de Howard Hawks supo crear la figura de la femme fatale por excelencia y que decir de Harriet Anderson quien con El silencio de Bergman se catapultó a mediados de los cincuenta como una de las mujeres mas atormentadas del cine y ni hablar de James Cann quien con su interpretación de Sonny el hijo menor de Vito Corleone se aseguró un lugar en el Olimpo del cine. A estas grandes figuras de todos los tiempos de unen talentos relativamente nuevos pero con una carrera absolutamente consolidada como es el caso de Paul Bettany y Nicole Kidman. Una vez se supera esa primera impresión el espetador se sumergirá en una historia sobre la moral, el estoicismo y sobre todo sobre la temible maldad de los buenos. Dogville es una película incomoda porque nos señala a la cara y nos grita que somos culpables. Los cinco millones de judios que murieron bajo el tercer reich contó con la colaboración del ciudadano común y corriente que por miedo a faltarle al regimen imperante no dudaron en entregar a su prójimo. Lars von trier no cree en el perdón para seres tan mezquinos como los que conforman la raza humana, para ellos lo único que queda es el castigo implacable y eterno.


17. LA VIDA CRIMINAL DE ARCHIBALDO DE LA CRUZ. DIR: Luis Buñuel. A partir del deseo puedes destruir a quien se te de la gana. Archibaldo nació en una de las familias mas tradicionales y acomodadas de México. De niño era caprichoso e insoportable. Tenía una caja de música que cuando la abría, mientras la bailarina giraba sobre su propio eje, el se concentraba en ella y pedía con fuerza un deseo: Que la muerte bajara sobre la persona odiada y desde algún lugar de la nada Tanatos aprobaba su pedido. Archivaldo llegó a adulto y siempre hizo lo que quiso y vivió como se le dio la gana. Como la mayoría de los de su clase se murió con la conciencia tranquila, sobre ella no reposaba ninguna muerte. Una de las películas favoritas de Hitchcock es esta olvidada obra del glorioso periodo mexicano de Buñuel, dandole otra vuelta de tuerca a uno de los temas que mas lo obsesionaba: el discreto encanto de la burguesía.


16. LA HORA DEL LOBO (Vargtimmen). Dir: Ingmar Bergman: La soledad del artista, el enfrentamiento con sus demonios el odio que puede sentir hacia todo lo que lo rodea sin importar que sea su esposa, su familia, su pasado. Todo lo que toca le repugna. No tiene razones para ser felíz, que sean felices los burgueses, los que creen en la vida después de la muerte. En un ambiente claustrofóbico en una fría y gris isla de Suecia, Bergman vuelve a enfrentarse con sus temores en la más gótica de sus obras. Max Von Sydow se revela como uno de los actores de confianza de uno de los hombres que mejor supo mover el hilo de sus personajes.


15. ANNIE HALL. Dir: Woody Allen. La comedia romántica por excelencia, la obra por la cual la crítica dejó de considerar a Woody Allen como un simple humorista y lo nombró autor. La influencia de Bergman es palpable sobre todo en dos aspectos: Uno en el tiempo recobrado, ese mismo estilo que creó Bergman en Fresas Salvajes a la hora de recordar el pasado, Proust en estado puro y en la direccíón de actrices, película que catapulta a Diane Keaton al nivel de las grandes de Hollywood. Película ideal para aquellos que todavía piensan que el cine es el mejor lugar para agarrarse las manos.


14. LO QUE QUEDA DEL DIA. Dir: James Ivory. Los que creen que Anthony Hopkins tuvo sus mejor papel interpretando a Anibal Lecter no han visto la película de Ivory. Todo un manual de economía gestual. Una de las mejores actuaciones de las que se tenga memoria. La intensidad de la actuación se nota sobre todo en el brillo de los ojos del actor británico. De una tradición de mayordomos el deseo del personaje que encarna Hopkins es cumplir a cabalidad el oficio por el que vino al mundo: El de servir incondicionalmente y sobre todo con elegancia a su señor. Ni siquiera el estado terminal de su padre puede hacer mella en su actitud. Basada en la novela de Ishiguro, Lo que queda del día recorre los orígenes de la II guerra mundial y sobre todo el reprimido romance de dos seres que por tratar de cumplir a cabalidad con su oficio sacrifican el placer de fundirse en un solo abrazo.


13. FRANKIE Y JOHNNY. Dir. G.Marshall. Ella es una camarera que no cree en el amor, el acaba de salir de la cárcel y quiere ser un hombre mejor cada día. También sabe cocinar y por eso llega al restaurante donde Frankie trabaja e inevitablemente se empiezan a necesitar. Pero ella no cree, está muy cansada, le duele el pasado, las huellas del amor se pueden ver en su cuerpo transformadas en cicatrices. El tiene la paciencia del que ama, pueden pasar siglos y esa puerta se abrirá indefectiblemente. La mejor actuación de la carrera de Michele Pfeiffer teniendo un delicioso contrapunto con el gran Al Pacino. Una maravillosa película un tanto olvidada.


12. HORA 25 Dir: Spike Lee. Un clasico inmediato, reciente, una película invisible que los infames nuevos años de dictadura la ocultaron. Se le reprochó a Spike Lee el hecho de haber abandonado sus intereses de raza para meterse en esferas que no le son propias. Pero los que criticaron al gran dictador newyorkino desconocen que es ante todo un gran conocedor del alma humana. Maravillosas actuaciones de Phillyp Seymour Hoffman y Edward Norton antes de que las ganas de ser Robert de Niro se le fueran a la cabeza. La pelicula tiene una particularidad sobre la cual gravita y es el 11 de septiembre. El atentado, el miedo, el odio que genero el acto terrorista se palpan en la película. Una obra maestra de otro gran poeta de Nueva York.


11. EN UN LUGAR SOLITARIO. Dir: Nicholas Ray. Repudiado, vilipendiado, echado como un perro del lugar que lo convirtió en mito, la vida de Nick Ray se parece mucho a la de esos poetas francesas que el tanto amó. Un hombre esclavo de sus placeres y de su ira. Por eso la mayoría de sus personajes estallan ante la mímina provocación. Humprey Bogart en un papel descomunal, el celoso que todos llevamos dentro, el hombre que por celos puede matar a su ser amado. Y Gloria Grahame bueno, recordando en vez de actuando, recordando los años que vivió con el director, los años en que vivió cara a cara la furia sicotica de su marido. Otra obra maestra absolutamente despreciada que forma parte de un todo, porque como los grandes autores Nick Ray no hace peliculas sueltas sino pedazos de un gran pastel. De un gran pastel amargo.

13 de mayo de 2011

LA FOTO DEL TOCAYO

En un mundo donde la muerte se transmite en vivo y en directo la ausencia de una foto del cuerpo de Osama Bin-Laden completamente despedazado por las balas de un fusil, está empezando a despertar escepticismo en torno a una historia contada hace una semana por el glorioso ejército de los Estados Unidos.
Es que es difícil creer que el hombre más buscado por todo el mundo se haya escondido en una ciudad provincial de Pakistán, viviendo en una mansión de un millón de dólares aunque por las imágenes que alcanzaron a llegar la casa no tiene ninguno de los atributos que se le endilgan. Además comienzan a aparecer versiones que convierten a la historia en un auténtico Rashomon. La hija del terrorista vio una cosa, la esposa dice que nunca fue un escudo humano que ella se le atravesó a los marines para que no lo mataran, pero el glorioso ejercito posee la verdad.
Pero ¿Por qué la verdad cambia tanto en tan pocos días? En un hecho rarísimo en la historia militar norteamericana sus militares están titubeando a la hora de decir mentiras en televisión. Eso es unos de los atributos que ha llevado a ese país el gobierno de Obama: EL ser tan honestos que ellos no saben mentir.
Armado, desarmado, bañándose, acostado ¡Fueron incapaces de escribir un guión antes de empezar a filmar la película! Por eso en esta historia nada concuerda, ni el tiempo, ni los hechos ¿Estaba tan desesperado Obama que se inventó esta muerte para asegurarse su reelección? Principio y fin de una historia que ayudó a dos presidentes que están en las antípodas a ser demócratas. Uno sufrió el atentado y el otro capturó al sicópata. América puede que no sea un lugar mas justo con Obama pero sí mas seguro y eso si que da mas votos.
El miedo es el principal aliado del gobernante, es el que lo pone en el poder y ayudados por ese miedo instauran lo que mas rédito da lo que mas disfrutan: Su particular régimen del terror. De Hitler a Bush, de Trujillo a Uribe, de Putin a Osama, de Chávez a Obama, la función del gobernante es la de proteger a sus ciudadanos de la mancha negra que los quiere tocar, los blancos contra los negros, los buenos contra los malos y el domingo pasado como en las películas de televisión el malo ha vuelto a ser derrotado.
La gente exaltada salió a la calle con sus banderas, salió a celebrar con un hombre de turbante en la cabeza a un millón de kilómetros al este acababa de morir y ahora ellos podían sentirse mas seguros. La pesadilla de Orwell se ha hecho realidad , cada dos años en guerra y los que hoy son nuestros enemigos mañana serán nuestros aliados y si no hay guerra pues contratamos un productor de cine tipo Jerry Buckenheimer para que nos monte una guerra y después le partimos el cuello como le sucede al pobrecito Dustin Hoffman de la excelente Wag the dog?.
Pero ahora el equipo de producción ha fallado cuando quisieron montar la muerte del tocayo de Obama. No tuvieron ni tiempo para buscar un doble y sacarle una foto como han hecho anteriormente. Porque el pueblo ya no le cree al presidente cuando dice que por pudor no ha querido mostrar las fotos del líder musulmán rellenito de balas. Hace muy poco y gracias al país mas poderoso del mundo pudimos presencial en vivo y en directo la terrorífica ejecución del antiguo aliado en Irak. Estados Unidos además dio la orden de mostrar las deliciosas fotos del Mono Jojoy y Raul Reyes en calzoncillos, hinchados y verdosos de tanta muerte.
Si no tienen una foto no tienen un muerto. Por la ausencia de esa imagen la gente todavía cree que James Dean es un viejito que cultiva margaritas al sur de California o que Elvis dirige un coro góspel a orillas del Missisipi. Por no tener un primer plano del cadáver de Pablo Escobar muchos colombianos creen que vive su justo retiro en algún oscuro lugar del Indostán.
En cambio hay fotos de muertos que encienden revoluciones que como en el caso del Ché fueron obligados a ser tomadas para desmoralizar al pueblo como la que le tomó Alborda al comandante Guevara mientras este miraba la ventana desde ese miserable lavadero donde era mostrado como un trofeo de guerra el triste paisaje del pueblo de Higueras.
La foto que tomó Aljure de un Jorge Eliecer Gaitán de perfil rígido por culpa de la mortaja que lo cubría. A pesar de que estaban muertos seguían siendo ellos mismos y eso el pueblo lo percibió. Como pocas veces el pueblo pudo ver la verdad.
Ahora con Bin Laden no hay fotos y el circo entero pide sangre. Ya los vecinos de Osama dicen que no escucharon ningún tiroteo es más creían que esa fortaleza de cemento era un colegio y no que era la residencia del fundamentalista más famoso del mundo.
Su cuerpo yace en el mar según el ejercito mas glorioso y honesto del mundo, para evitar que su tumba se vuelva un lugar de peregrinación para musulmanes desquiciados. Todo es tan intangible en esta muerta ¡Nada se puede palpar!
El 16 de setiembre del 2001 Stockausen dijo sobre los atentados en Nueva York : “Bien, lo ocurrido es, por supuesto —deben entender correctamente esto— la más grande obra de arte jamás hecha. El hecho que los espíritus han realizado con un único acto es algo con lo que en música nunca podremos soñar. Esa gente practicó diez años duramente, fanáticamente para un concierto. Y entonces murieron. Y eso es la más grande obra de arte que existe en todo el cosmos. Ahora imagine que eso ha ocurrido aquí. Hay gente quienes están tan concentrados en esta única actuación, y entonces cinco mil personas son conducidas a la resurrección. En un momento. Yo no puedo realizar eso. Comparado con eso, no somos nada, como compositores [...] Esto es un crimen, por supuesto que lo sabéis, porque la gente no lo había acordado. Ellos no venían a este concierto. Esto es obvio. Y nadie les había dicho: «tu puedes ser asesinado en el proceso». El músico alemán no pudo volver a entrar a Estados Unidos en los seis años que le quedaban de vida por culpa de estas polémicas declaraciones que fueron debidamente difundidas.
Mientras tanto el 8 de septiembre del 2001, tres días antes de que los aviones impactaran en los rascacielos 35 miembros de la familia Bin Laden, amigos incondicionales del gobierno norteamericano abandonaban Estados Unidos presintiendo la ira que generaría en el gobierno Bush el acto infame de su hermano. Sobre esto si hay fotos y documentos que nadie, también por pudor, quiere mostrar.

7 de mayo de 2011

MALDITO POLICIA CORRUPTO DE WERNER HERZOG

Alejado de las historias épicas, extremas que hicieron de su apellido un sinónimo de riesgo de desmesura, Werner Herzog a sus setenta años ha bajado de la montaña de fuego para asentarse en la despiadada selva del Misisipi. Retomando la célebre película de Abel Ferrera, protagonizada por Harvey Keitel, Herzog a puesto a su maldito policía en Nueva Orleans unos días después de que el huracán Katrina destruyera la ciudad. Por salvar a un preso cualquiera Nicholas Cage queda con una dolencia en la espalda que según los doctores le durará toda la vida. El dolor es insoportable y para aguantarlo no solo recurrirá al Vicodin, un coctel compuesto de coca, heroína, morfina y poper será la cura para apaciguar ese dolor que solo se extinguirá con su propia muerte.
Esta búsqueda desesperada por encontrar los paraísos artificiales lo llevará tener contactos profundos con el bajo mundo. Y es que el capitán Soldz tiene ciertas costumbres que van en contradicción con la profesión que ha elegido para ganarse la vida. Su novia es la espectacular Eva Mendez, una prostituta que trabaja para él ayudándole a ganar el dinero que le asegure el nivel de vida que el capitán se ha ganado. Porque no solo de coca y crack vive el hombre, también están las apuestas y vaya que a Soldz le encanta apostar. Lamentablemente para ti pobre policía corrupto, la rueda de la fortuna parece haberte olvidado, las deudas crecen como el agua que ha sacado del océano el huracán y ya comienzan a buscarte los que tienen la costumbre de cobrar sus deudas rompiendo rodillas.
Pero a pesar de su particular forma de vida el capitán Soldz es un buen policía, que podemos hacer, los tiempos han cambiado y los bad guys se han apoderado del mundo. Viéndolo bien Soldz con su estilo llega a ser hasta un sentimental. Esa familia de senegaleses cruelmente asesinada donde niños inocentes tuvieron que pagar con su vida la culpa de sus padres bien vendría una venganza. Con tenacidad y desesperación este maldito policía revolverá esa ciudad en ruinas que apenas intenta recuperarse para hallar a los culpables pero justo en plena búsqueda todo eso que constituía su mundo se vendrá abajo y créanme que el espectador descenderá con este policía corrupto hasta el último circulo del infierno.
El primer contacto de Herzog con el mundo hollywoodense fue con la adaptación fidedigna, casi que plano por plano, de el Nosferatu de F.W. Murnau. Si bien contó en su elenco con estrellas europeas caso Isabelle Adjani o Bruno Ganz la plata la puso la Twenty century Fox. Además el único actor profesional con el que había trabajado había sido con su enemigo íntimo Klaus Kinsky. A pesar de que su Nosferatu reveló la inoperancia que tenía el director alemán a la hora de dirigir actores profesionales, se ha convertido con los años en una película de culto. Pero no deja de ser un punto muy bajo si se compara con sus magistrales Señales de vida, Los enanos también comienzan pequeños o Aguirre la ira de Dios. Lo suyo era cine de excesos, de desmesura, coqueteos constantes con la muerte. Era el cine de un documentalista sicótico.
Mucha agua ha corrido desde que hizo su particular adaptación de Dácula y vemos que los años han aprendido a moldear el temperamento de su director. La evolución la vemos en este filme teniendo en cuenta la impresionante (Y si, porque no Herzogiana) actuación de un Nicholas Cage inmenso, el Cage que no veíamos desde Leaving Las Vegas. Un casi irreconocible Val Kilmer logra con éxito ocultarse dentro de su tejido adiposo para verlo convertido en otro policía corrupto, en un oscuro don nadie. Pero sobre todo sorprenden las actuaciones de Eva Mendes, relajada, aspirando las veces que se le da la gana ese polvo de ángel que tantas cabezas destruye, siempre convincente, totalmente alejada del glamour y una voluminosa y alcoholizada Fairuza Falk que puede confundirese perfectamente con cualquier habitante de esa miserable ciudad.
Por el hecho de haber llegado a la ciudad el filme sigue siendo una obra herzoguiana, desde la serpiente nadando en el agua en la secuencia inicial, pasando por el caimán agonizante en la mitad de la vía hasta las lagartijas que le cantan al maldito policía mientras disfruta de su decimonoveno ataque de nervios.
Maldito policía corrupto es una película sofocante, extraña, casi tan soporífera como la agreste orilla del missisipi. Una propuesta arriesgada en este cine agonizante que parece haberse encausado en la noble labor de entretener zombies.

6 de mayo de 2011

ANDRES MAROCO EL PEOR DE TODOS

Si Andrés Maroco hubiera sido de joven un goleador implacable y ahora a sus cuarenta y tantos le hubiese dado por el periodismo igual le estaríamos recomendando no empañar sus años de gloria ejerciendo una profesión que desconoce, que lo hace mal. Pero el señor balón no creo que haya sabido nunca hacer algo con la pelota y aún así, noche tras noche insiste en aparecer en pantalla a hacer el ridículo a nivel internacional demostrando que el infausto momento del fútbol colombiano no se remite solo a lo que se muestra en las canchas, no, la crisis ha permeado al nuevo periodismo. En televisión no veíamos un oso tan grande desde los días en que Willington Ortiz actuaba en De pies a cabeza.
Desconocemos la causa por la cual Andrés ha podido acceder a una tribuna continentaltan importante como es ESPN. A excepción de Jorge Bermudez, con la trayectoria dentro del terreno de juego que tuvo, siendo capitán del Boca campeón, ninguno de los colombianos que trabajan allí han demostrado tener el conocimiento, el carisma, la suficiencia de un Fernando Palomo, Jorge Barril o Vito de Palma, estudiosos del fútbol. Ver un partido narrado por Palomo es una delicia para todos los que amamos este deporte porque no solo está dotado con una portentosa voz sino que durante la transmisión te va botando datos sobre posibles transferencias, anécdotas que los jugadores mismos le han contado. Kike Wolff y Mario Kempes, que durante su vida futbolística fueron verdaderos cracks han demostrado tener dotes para el periodismo deportivo.
Ya van a ser tres años desde que Andrés Maroco forma parte de Hablemos de fútbol internacional. Su comportamiento agrandado, desmedido, sumado a su voz irritante y su desagradable físico, a su total desconocimiento del mundo futbolístico han llevado a crear un muy mal ambiente dentro del programa. Mario Alberto Kempes por ejemplo no lo soportaba. El goleador y campeón del mundial de 1978 y uno de los delanteros mas poderosos de la historia llegaba al programa y le daba la mano a todo el mundo, incluidos luminotécnicos, maquilladores, barrenderos. Maroco llega y desparrama su incalculable grasa en la silla exigiéndole que la maquilladora haga un milagro y lo arregle sin saludar a absolutamente nadie. Kempes se hartó de ver como su adiposo e impertinente compañero cortaba el ritmo de una discusión diciendo cualquier estupidez, para decir por ejemplo mientras se discutía sobre el sistema defensivo del Bayern de Munich, como ha mejorado el Huila desde que llegó el Teacher Berrío o para recordar los años gloriosos de la Cachaza Hernandez. Kempes renuncia al programa y ponen en su lugar a Vito de Palma, respetado y reconocido periodista italiano que noche tras noche debe lidiar con las impertinencias de este payaso parlanchín que se autodenomina gracioso. Cuando él toma la palabra se ve que entre el mago Capria, Barril y De Palma hay miradas complices, las miradas de un grupo de gente compartiendo la perplejidad que comparten millones de espectadores en el mundo, los mismos que nos preguntamos ¿Qué hace ese imbécil sentado allí?.
Andrés Maroco reúne todas las virtudes del colombiano promedio; nada se lo toma en serio, la vida no es mas que una mamadera de gallo, no hay nada mas rico que molestar al otro. Maroco como todos nosotros es lagarto, lambón, se las da de chistoso pero no tiene ninguna gracia, habla sin saber, es un impertinente, un ignorante que cree sabérselas todas. Dicen que ya no saluda a nadie solo porque trabaja en ese canal. ¿Quién es el mafioso que está metiendo plata en ESPN? Sea el mafioso que sea debe ser muy amigo de Andrés sino no entendemos porque está trabajando allí.
Eso si en ESPN le dan partiditos que nadie ve, le dan West Bombrish- Everton, esos partidos de seis de la mañana. Aconsejo bajar el volumen al televisor porque dicen que empezar el día escuchando su horrenda voz puede traer mala suerte. Pero en la franja colombiana del canal Maroco es el mejor vestido, el que mas sabe. Maroco jugando de local es un repapito. Hace una semana mientras los argentinos alababan la manera de jugar del barsa, Andrés, con su proverbial sabiduría aconsejaba ver el contragolpe del Junior contra Jaguares de Chiapas o como cuando Colombia le ganó a Ecuador en la última confrontación comparándola con la poderosa selección alemana. ¿Qué pensará un chileno al escucharlo? ¿Sabrán en Paraguay quien es Andrés Maroco?
Nunca antes pensamos que esto podría ser posible. Nadie lo puede creer. Andrés Maroco es el peor periodista de la historia. A su lado Tito Pucetti parece Macaya Marquez. Es el peor, lo mas bajo y rastrero que ojos humanos hayan podido ver. Hasta que la mafia colombiana no retire su capital de ESPN tendremos que soportar su presencia, aunque, a decir verdad el es tan malo, tan perverso que sus metidas de pata son tan graves y frecuentes que he aprendido a disfrutar de sus intervenciones. Por como se miran los otros panelistas parece que también ya aprenden a disfrutar a este gordo desagradable

4 de mayo de 2011

EL JEFECITO

El proyecto de Guardiola a largo plazo es darle cabida dentro de su equipo a esa camada de jugadores que no paran de Salir de su masía y poder contar con un Barcelona formado íntegramente por jugadores catalanes. Por eso dentro de su esquema no han podido cuajar jugadores del calibre de Eto’o, Henry o Ibrahimovic, tres de los delanteros más poderosos del mundo. Si bien los tres jugadores cumplieron con caudales de goles y títulos (Sobre todo por parte del camerunés) salieron por problemas con el entrenador. Tal fue el caso de Yayá Touré uno de los jugadores más emblemáticos de la pasada temporada que fue vendido al Manchester City a pesar de que para muchos era un jugador imprescindible dentro del esquema azulgrana.
Para tapar el hueco dejado por el marfileño el Barsa compró en treinta millones de euros a Javier Mascherano. Para muchos el monto de la compra era exagerado teniendo en cuenta el bajo nivel mostrado en las dos últimas temporadas en el Liverpool. A este hecho habría que agregarle el pobre desempeño de la Selección Argentina en el pasado mundial donde el fue considerado uno de los culpables directos del fracaso de su selección en Surafrica. Ese señalamiento parte de las desafortunadas declaraciones que dio Maradona poco después de asumir su cargo como entrenador nacional afirmando que “mi equipo es Mascherano y diez mas”.
El único que estaba confiado en que su rendimiento iba a subir era él mismo y su empresario. En Guardiola encontró la confianza necesaria para ir ganando terreno y volver a ese nivel que lo hizo brillar en River Plate equipo donde debutó en el profesionalismo a sus 18 años y rápidamente se convirtió en líder, capitán e ídolo indiscutible de su equipo ganándose con justicia el remoquete de “Jefecito”. Su fútbol lo llevó al Corinthians, uno de los equipos con mas tradición del exigente futbol brasileño donde saldría campeón siendo comprado en una polémica transacción al débil West Ham United de la premier league equipo al que ayudó a mantener en un espectacular remate de temporada en la primera división del fútbol inglés.
Pero esa solvencia dentro del terreno de juego ese impresionante despliegue físico para cubrir el ancho de la cancha se estaba acabando. En el Barsa empezó como un suplente crónico del gran Sergio Busquets. Guardiola le empezó a dar minutos metiéndolo en el último cuarto de hora, el tiempo suficiente para congelar un partido. A mitad de la temporada vinieron las lesiones de Gabriel Milito y Puyol. Cuando más lo necesitaba el equipo reapareció toda su jerarquía, la que creíamos estaba perdida para siempre. Se convirtió en un hombre de confianza del entrenador catalán en parte por sus dotes futbolísticos innatos y sobre todo por su trabajo incansable y por una virtud que no le conocíamos: la polifuncionalidad. Supo jugar de central cuando Guardiola se lo pidió haciendo pareja sin ningún problema con Piqué. Incluso cuando reaparece Puyol le abre campo al jefecito y lo sigue poniendo de central.
Mascherano fue vital para sostener el 3-1 a favor contra el Arsenal cuando en el Nou Camp, en el partido de vuelta a falta de un minuto para acabar la serie, el danés Bendler se disponía a disparar a puerta con un Víctor Valdés vencido. De la nada apareció el volante argentino cerrando providencialmente lo que era un gol cantado, el gol que eliminaría de la Campions League a su equipo.
Su aporte fue fundamental en los dos partidos de la Champions que disputó con su mas enconado rival: El real Madrid. Ambos partidos jugados al límite, juegos donde se necesitaba fútbol (Que lo tiene y de sobra el Barcelona) y testosterona, especialidad de Mascherano. Ese temple ayudó a mantener a raya a los temibles delanteros merengues.
Seguramente con el regreso de Abidal, Puyol volverá a su lugar habitual y Mascherano tendrá que regresar al banco de suplentes. Ya no importará demasiado porque ha demostrado que pudo jugar y con holgura en el que tal vez sea el mejor equipo de la historia del futbol. Javier Mascherano ha dicho que en el Barcelona ha redescubierto su oficio de la mano de ese sabio del fútbol que es Guardiola y el argentino lo ha sabido aprovechar.
El pertenece a una raza de jugadores que disfrutan, saben y aman el fútbol. Una especie en vía de extinción. Seguramente no podrá saltar al sagrado césped de Wembley como titular pero Guardiola sabe que podrá contar con él en el momento que el partido lo necesite. El jefecito pondrá toda la enjundia, coraje y amor propio que se necesita para ganar las finales. En ese sentido Mascherano es una garantía.

2 de mayo de 2011

EGIPTO DE EDSON VELANDIA

Pasó lo inevitable, Edson Velandia compuso su obra maestra. Ahí tienen pues, lo que querían música clásica colombiana. Para los que subestimamos alguna vez la música rasca Egipto es una bofetada en la cara. Velandia es un autor, el más importante de los autores de música vivo. Uno no puede determinar que tipo de influencia puede tener una música así. Pareciera que su pasión por el documental lo ha llevado a crear estos paisajes, esos rostros. La influencia de su música debe estar en la cuadra de Piedecuesta donde vive, los amigos mas cercanos, los personajes de la plaza, los pintores de la calle, la calle. Edson es un músico urbano. Es un músico único, consecuente. No lo tienta el billete, no le da miedo nada. No le da miedo llorar. El de anoche era un público embelesado con la boca abierta, como esa gente viendo a los Yardbirds en Blow-Up, compartiendo el dolor de la muerte de una amiga. Egipto es un Requiem para Cielo. ¿ A que se parece esta música? ¿Es música o un llanto histérico?
Durante cinco siglos despedimos a los muertos con los llantos europeos, los que exigía la doctrina que llegaba en esos asquerosos barcos. Egipto es un disco pagano porque nace del desgarro que puede producir en nosotros la muerte de un ser querido. Ella se va yendo despacio, arrastrada suavemente por las olas del lago, ella va cubierta de llamas y no se queja, los que aullamos somos nosotros, es él que la ve y que la canta, desde la tarima divisa la mortaja carcomida por el fuego. Somos participes de una ceremonia, los que no conocimos a cielito también sentiremos el vacío de su muerte. Todo por culpa de esa música.
A Velandia y la tigra no le interesa venderse mucho en el exterior como si fueran souvenires. Ellos lo único que quieren es expresarse, desahogarse. Que mejor medio que la música. Lo que empezó siendo una fiesta con las Once Rascas se convierte en un rito, en una misa, en esta música fantasmagórica. Egipto es el disco mas raro que se ha escuchado en mucho tiempo. Un disco incalificable, raro y extrañamente hermoso.

SABATO Y LOS ESCRITORES DEL CULO DEL MUNDO

Que pesar! Unos meses antes de que lo encontraran muerto unos ladrones habían entrado a la casa del viejito a robarle unos cuadros de esos que pintaba para combatir su artritis con la poca luz que le quedaba en los ojos y que muchos de sus fans catalogaron como “Existencialismo pictórico”. Los ladrones trataron de vender los cuadros a coleccionistas privados pero que va! Los coleccionistas saben mas de arte que esos muertos de hambre que se hacen llamar críticos. Su pintura como su literatura no valían nada.
Paradojas del destino, el pobre viejito que tantas teorías rocambolescas escribió sobre la maldad y el resentimiento que guardaban los ciegos se convirtió en uno de ellos. Que pesar! Ese es el riesgo que se corre después de haber cometido el crimen de vivir un siglo. Eso es mucho tiempo, en un siglo los ojos se te pueden secar en tus mismas cuencas y lo peor es que ni con la ceguera podrás evitar ver como tu obra envejece y se hace polvo.
Hubo una época en que este físico cuyo único mérito fue haber sido el mandadero de los esposos Curie fue considerado un escritor. Cineastas de la talla de Wajda se peleaban por los derechos de El Túnel su primera novela. Pero el precio que quería este viejito avariento (Desde esa época ya era un viejito, siempre lo fue) era exorbitante y Wajda tal vez le dio una segunda lectura al libro y lo mandó a sembrar pomelos en la finca esa que tenía en Santos Lugares. A finales de los setenta uno de esos pretenciosos cineastas argentinos precursores del asqueroso Subiela adaptaron este folletín expresamente escrito para jóvenes estudiantes hambrientos con pretensiones de artista sofocado por sus fantasmas.
Sábato fue siempre un escritor para adolescentes, si lo hubiera aceptado de pronto no tendría el desprecio que hoy le profesan la mayoría de críticos, escritores y ensayistas del continente. En Europa y en Estados Unidos no le profesan ese desprecio, simplemente ya se olvidaron de el. Porque Sábato es al existencialismo lo que Benedetti es para el marxismo y Ricardo Arjona para la poesía.
La presencia de sus libros en las universidades colombianas ocasionó un mal terrible porque eclipsó novelas infinitamente mas poderosas, mejor escritas y lo mejor, que eran retratos mas fieles del contexto histórico en las que fueron escritas. Porque acá no se conoce ni Adán Buenos Aires ni Op Oloop, ni Los siete locos y los lanzallamas. Para un librero de la calle corrientes sería una imbecilidad comparar a Juan Filloy o a Marechal con Sábato, casi tan absurdo como poner en un mismo nivel a Gustavo Ceratti con el Indio Solari. Acá, en el culo del mundo, todavía le dicen maestro, Dios, Genio. Esta mañana me metí en Facebook y un amigo que le profesa al mundo sus intenciones de ser escritor llamaba a Sábato “El artistas mas grande que ha dado la cultura rioplantense”. A casi todos los que les dolió la muerte de Saramago sintieron que les quitaban un riñón cuando se enteraron que en Santos Lugares un ciego de cien años acababa de morir.
Sin duda que es mejor Ernesto Sábato que Walter Rizzo o Deprack Chopra. Es mejor que una niña de quince años lea Sobre Héroes y tumbas a que gaste su tarde viendo la interminable fila de novelas mexicanas programada por nuestros canales locales. Deberían haber planes de lectura que promovieran la obra de Sábato para quinceañeras, para protolectores de Sartre, Camus o Kierkeggard. Pero no puede pasar eso porque acá en el culo del mundo Sábato es un clásico, un maestro. Eso explica porque nuestra Simone Weil sea Isabella Santodomingo, nuestra Pizarnik Andrea Cote, porque Efraín Medina es nuestro William Borroughs y sobre todo explica porque Jose Obdulio Gaviria compara los twiter de Uribe con las sentencias de Montaigne y que nuestro Quevedo sea el insoportablemente ridículo Samper Ospina.
No se cansó de decir en sus entrevistas que solo había publicado esas tres novelas porque el resto las quemó en una hoguera. Si fue tan autocrítico ¿Por qué permitió la publicación de esa horripilancia llamada Abadón el exterminador? Si fue tan riguroso ¿Por qué hizo de sus heroínas tipo Alejandra Olmos unas caricaturas, unos títeres sin vida? No, las publicó y hasta antes de morir vivía orgulloso de ellas ya que como Saramago o como Paul Auster no escribía para una minoría sino para los jóvenes que ellos si que saben de literatura.
Que la muerte de este físico impulse a mis amigos, los escritores del culo del mundo a venerar a los verdaderos tigres sagrados de la literatura rioplatense, a los que fueron bendecidos con la inmortalidad literaria. Chicos, lean a Felisberto Hernández a Macedonio Fernandez pero no pierdan mas el tiempo con este viejito cascarrabias. No nos den mas pena ajena con sus homenajes a un escritor completamente sobrevalorado y que de su paso por el mundo no quedará nada en menos de cincuenta años.
Escritores del culo del mundo, ya que nunca podremos escribir una obra maestra al menos leamos bien, pretendamos leer lo mejor, lo mas bello. Si amamos la literatura tenemos la obligación de investigar y no quedarnos en las lecturas del colegio. Los pobres vivimos muy poco y hay mucho por leer no pierdan mas el tiempo que solo los dictadores y los malos escritores viven un siglo.
Se ha producido un error en este gadget.