13 de mayo de 2011

LA FOTO DEL TOCAYO

En un mundo donde la muerte se transmite en vivo y en directo la ausencia de una foto del cuerpo de Osama Bin-Laden completamente despedazado por las balas de un fusil, está empezando a despertar escepticismo en torno a una historia contada hace una semana por el glorioso ejército de los Estados Unidos.
Es que es difícil creer que el hombre más buscado por todo el mundo se haya escondido en una ciudad provincial de Pakistán, viviendo en una mansión de un millón de dólares aunque por las imágenes que alcanzaron a llegar la casa no tiene ninguno de los atributos que se le endilgan. Además comienzan a aparecer versiones que convierten a la historia en un auténtico Rashomon. La hija del terrorista vio una cosa, la esposa dice que nunca fue un escudo humano que ella se le atravesó a los marines para que no lo mataran, pero el glorioso ejercito posee la verdad.
Pero ¿Por qué la verdad cambia tanto en tan pocos días? En un hecho rarísimo en la historia militar norteamericana sus militares están titubeando a la hora de decir mentiras en televisión. Eso es unos de los atributos que ha llevado a ese país el gobierno de Obama: EL ser tan honestos que ellos no saben mentir.
Armado, desarmado, bañándose, acostado ¡Fueron incapaces de escribir un guión antes de empezar a filmar la película! Por eso en esta historia nada concuerda, ni el tiempo, ni los hechos ¿Estaba tan desesperado Obama que se inventó esta muerte para asegurarse su reelección? Principio y fin de una historia que ayudó a dos presidentes que están en las antípodas a ser demócratas. Uno sufrió el atentado y el otro capturó al sicópata. América puede que no sea un lugar mas justo con Obama pero sí mas seguro y eso si que da mas votos.
El miedo es el principal aliado del gobernante, es el que lo pone en el poder y ayudados por ese miedo instauran lo que mas rédito da lo que mas disfrutan: Su particular régimen del terror. De Hitler a Bush, de Trujillo a Uribe, de Putin a Osama, de Chávez a Obama, la función del gobernante es la de proteger a sus ciudadanos de la mancha negra que los quiere tocar, los blancos contra los negros, los buenos contra los malos y el domingo pasado como en las películas de televisión el malo ha vuelto a ser derrotado.
La gente exaltada salió a la calle con sus banderas, salió a celebrar con un hombre de turbante en la cabeza a un millón de kilómetros al este acababa de morir y ahora ellos podían sentirse mas seguros. La pesadilla de Orwell se ha hecho realidad , cada dos años en guerra y los que hoy son nuestros enemigos mañana serán nuestros aliados y si no hay guerra pues contratamos un productor de cine tipo Jerry Buckenheimer para que nos monte una guerra y después le partimos el cuello como le sucede al pobrecito Dustin Hoffman de la excelente Wag the dog?.
Pero ahora el equipo de producción ha fallado cuando quisieron montar la muerte del tocayo de Obama. No tuvieron ni tiempo para buscar un doble y sacarle una foto como han hecho anteriormente. Porque el pueblo ya no le cree al presidente cuando dice que por pudor no ha querido mostrar las fotos del líder musulmán rellenito de balas. Hace muy poco y gracias al país mas poderoso del mundo pudimos presencial en vivo y en directo la terrorífica ejecución del antiguo aliado en Irak. Estados Unidos además dio la orden de mostrar las deliciosas fotos del Mono Jojoy y Raul Reyes en calzoncillos, hinchados y verdosos de tanta muerte.
Si no tienen una foto no tienen un muerto. Por la ausencia de esa imagen la gente todavía cree que James Dean es un viejito que cultiva margaritas al sur de California o que Elvis dirige un coro góspel a orillas del Missisipi. Por no tener un primer plano del cadáver de Pablo Escobar muchos colombianos creen que vive su justo retiro en algún oscuro lugar del Indostán.
En cambio hay fotos de muertos que encienden revoluciones que como en el caso del Ché fueron obligados a ser tomadas para desmoralizar al pueblo como la que le tomó Alborda al comandante Guevara mientras este miraba la ventana desde ese miserable lavadero donde era mostrado como un trofeo de guerra el triste paisaje del pueblo de Higueras.
La foto que tomó Aljure de un Jorge Eliecer Gaitán de perfil rígido por culpa de la mortaja que lo cubría. A pesar de que estaban muertos seguían siendo ellos mismos y eso el pueblo lo percibió. Como pocas veces el pueblo pudo ver la verdad.
Ahora con Bin Laden no hay fotos y el circo entero pide sangre. Ya los vecinos de Osama dicen que no escucharon ningún tiroteo es más creían que esa fortaleza de cemento era un colegio y no que era la residencia del fundamentalista más famoso del mundo.
Su cuerpo yace en el mar según el ejercito mas glorioso y honesto del mundo, para evitar que su tumba se vuelva un lugar de peregrinación para musulmanes desquiciados. Todo es tan intangible en esta muerta ¡Nada se puede palpar!
El 16 de setiembre del 2001 Stockausen dijo sobre los atentados en Nueva York : “Bien, lo ocurrido es, por supuesto —deben entender correctamente esto— la más grande obra de arte jamás hecha. El hecho que los espíritus han realizado con un único acto es algo con lo que en música nunca podremos soñar. Esa gente practicó diez años duramente, fanáticamente para un concierto. Y entonces murieron. Y eso es la más grande obra de arte que existe en todo el cosmos. Ahora imagine que eso ha ocurrido aquí. Hay gente quienes están tan concentrados en esta única actuación, y entonces cinco mil personas son conducidas a la resurrección. En un momento. Yo no puedo realizar eso. Comparado con eso, no somos nada, como compositores [...] Esto es un crimen, por supuesto que lo sabéis, porque la gente no lo había acordado. Ellos no venían a este concierto. Esto es obvio. Y nadie les había dicho: «tu puedes ser asesinado en el proceso». El músico alemán no pudo volver a entrar a Estados Unidos en los seis años que le quedaban de vida por culpa de estas polémicas declaraciones que fueron debidamente difundidas.
Mientras tanto el 8 de septiembre del 2001, tres días antes de que los aviones impactaran en los rascacielos 35 miembros de la familia Bin Laden, amigos incondicionales del gobierno norteamericano abandonaban Estados Unidos presintiendo la ira que generaría en el gobierno Bush el acto infame de su hermano. Sobre esto si hay fotos y documentos que nadie, también por pudor, quiere mostrar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.