25 de junio de 2010

TRAQUETOS, PUTAS Y ENANOS

Está bastante cacareado eso de que el colombiano lleva la derrota en sus genes y todo eso. A mi me gustaban los ochenta porque uno en una propaganda de Pacheco podía identificar al colombiano promedio, feo, gordo, sin gracia y sin ningun tipo de talento.Es admirable como en un español pudimos encontrar casi todos los rasgos muiscas. Ver las dos cadenas nacionales era zambullírse en el torrente infecto de la mediocridad en la cual vivíamos y de la cual eramos conscientes . ¿Se acuerdan que el galán de las novelas era Carlos Muñoz? ¿Y con quien los adolescentes polucionabamos en las noches?, con una abuelita de casi sesenta años borracha llamada Maria Eugenia Dávila, por eso todos los manes de mi generación tienen un complejo de Edipo exacerbado o todos soñamos alguna vez con cojernos a las variscientas mamás de nuestros amigos.

Esa es otra de las calamidades que ha dejado esta nueva era el de permitir que la maleza nos carcoma el unico rumbo que nos habiamos trazado a punta de machete: El camino de la derrota. Y al quedar sin rumbo empezarona aparecer las grandes tragedias que signaron nuestra epoca. porque de un tiempo par aca ya no clasificamos a un mundial ni tenemos un ciclista ganando etapas en las grandes vueltas europeas, no tenemos boxeadores bien ranqueados en la única asociación seria que existe la A.M.B y nuestros escasos campeones están del peso paja para abajo. El desempleo creció dramáticamente, los niveles de pobreza han aumentado, no exportamos café, el conflicto interno se ha recrudecido en fin es tan fatigoso hacer siquiera un sondeo porque no hay nada de que enorgullecernos.

Sin embargo el aparato de propaganda del estado ha cumplido a cabalidad con su misión. Ya no somos solamente los mas felices de la tierra sino los mas poderosos, hablamos con tranquilidad de que podemos vencer a cualquier ejercito que se ponga en frente, muchos ven como en diez años Caracas será solo una enorme pista de hielo donde nuestros patinadores lograrán colgarse las tan deseadas medallas olímpicas. Eso es otro de los temibles valores del uribismo el maldito chovinismo. Eso que le pedíamos a la selección de sentir el amor a la camiseta ahora se le quedó grabado a todo estúpido que viaja al exterior y siente que la Rambla en Barcelona está muy sucia o que la Torre Eiffel está torcida en cambio uno en Colombia puede ir perfectamente a la Piedra del Peñol sin que ningún retén guerrillero te dañe el viaje, no como en Suecia que las carreteras son muy peligrosas por culpa del hielo que queda impregnado en el asfalto.

La crisis de valores nos creo espejismos. La gente en Colombia ya no es fea. Lincon Palomeque no tiene nada que ver con Frank Ramirez, su sonrisita de vendedor de enciclopedias puede corregir cual ausencia de talento actoral. Lo importante es lo que se muestra, lo que se cree que es. Las modelos se convirtieron en actrices y todo es perfecto, prolijito, nunca hay espacio para el error. La televisión ee el espejo de un pais y la television colombiana es hipócrita, mentirosa y sobre todo hueca. Ningun país podria soportar una oferta cultural tan pobre, es inconcebible que una novela se suceda a la otra ¿Que pasa? ¿En Colombia solo hay mujeres y maricas?.

Nunca creí que podría decirlo pero si volviera extrañaría a Pacheco y su eterna carraspeadera gargajienta, extrañaría al gordo Benjumea con tirantas que aunque era un completo idiota al menos era inofensivo. Cuando ya no existe la institucionalidad cuando desde el mismo gobierno se legitima la violencia y el crimen la televisión lo único que puede hacer es reflejar lo que se vive y Colombia es eso un tierrero lleno de Traquetos, Putas y Enanos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Triste pero exacto perfil de tu país, Iván. Muy buen plan el del hombre lobo. Ahí tenés que ponér la energía. Un abrazo desde Suspendelviaje.
Andrea y Luis

Se ha producido un error en este gadget.