24 de diciembre de 2012

10 PELICULAS PARA VER EN VACACIONES. EXCISIÓN De Richard Bates Jr.


Sofocado por las vacaciones necesitaba urgentemente conocer páginas nuevas en donde poder ver online películas raras, con subtítulos decentes y una imagen que se dejara ver. Con la desaparición de Cuevana todos quedamos huérfanos. Mi amigo Javier Barrero me recomendó Internetcine. Org, me metí directamente a la sección de terror y allí descubrí 16 páginas enteras con los títulos más raros y retorcidos. Con ganas de ver algo realmente extremo decidí darle la oportunidad a Excisión. Me dejé llevar por el instinto. De ella solo conocía el afiche donde se dejaban ver los sellos de Sundance (Ninguna garantía) y que había sido realizada en este moribundo año.

Pauline es una adolescente con problemas. Su piel es cetrina y está reventada de acné. Dice las cosas como las siente. Tiene problemas en su casa de estricta moral católica y en su colegio. Todo ser humano en la pubertad es un enfermo sexual… pero las fantasías de Pauline sobrepasan cualquier límite. En sus sueños se ve montando el cuerpo mutilado de un muerto joven, con sus manos extasiada se pasa las manos untadas de sangre por el rostro. En clase le pregunta al profesor de educación sexual si follarse a los muertos no puede traer alguna enfermedad venérea. La puritana de su madre, interpretada irónicamente por Traci Lords, reina del porno en los ochenta, no sabe qué hacer con su hija. Ella le pide que por favor la lleve a un siquiatra pero la mamá sometida a la fe en cristo decide llevarla a donde un cura incompetente, que es objeto de burla por parte de Pauline. Si se fijan bien en el reverendo William podrán ver allí el rostro del mítico John Waters. Resignado el sacerdote le propone a la abnegada madre que lleve a ese freak urgentemente a un sicólogo.

En unas cuatro ocasiones vamos a ver a la descreída Pauline hablando con Dios. Las conversaciones nos recuerda a Ordet de Dreyer y por supuesto a la Emily Watson de Rompiendo las olas son crudas y desafiantes. Hace rato no veíamos algo tan provocador, tan descarnadamente antireligioso. La única persona por la que Pauline puede sentir afecto es por su hermanita menor, seriamente afectada por una infección pulmonar. Ella le pide a esa divinidad ausente que la salve y que de paso se lleve a su acaparadora mamá. La adolescente deja de ir a clases para perderse en la biblioteca a estudiar la enfermedad de su hermana en los libros viejos de medicina. Pauline sabe que algún día el infierno de la escuela terminará y ella podrá estudiar medicina en una universidad y allí ella dará lo mejor de sí. Dejará de parecer un monstruo para ser una renombrada científica.
Como en la magistral Tenemos que hablar de Kevin vuelve a aparecer la premisa de adolescente problema que odia profundamente a su madre. A diferencia del pequeño monstruo de Tilda Swinton, Pauline tiene sentimientos, es más cae en el abismo profundo tratando de salvar a su pobre hermanita. En una sociedad que no estuviera enferma ella sería un genio y no la sociópata que todo el mundo señala.

Dirigida por un desconocido Richard Bates jr, quien decidió alargar un cortometraje de su propia autoría a los ochenta minutos que dura este largo, Excisión está cargada de imágenes que se te pegaran para siempre en tu inconsciente azotándote los sueños. Es una fina evocación a la condesa Erzhebet Bathory quien en su medieval castillo húngaro solía tomarse baños con la sangre de sus doncellas. Pero Bates no sólo se revela como un maestro de la imagen sino que descubrimos en él a un brillante director de actores. Le supo exprimir todo lo que tenía a la talentosa Annalyne Mccord de la cual no teníamos ni una sola referencia. Sobre sus espaldas reposa la película y ella está a la altura de las circunstancias.
Bates también es el autor de un guión brillante, consistente, coherente, de esos que le hacen falta al género, aunque pensándolo mejor ¿A qué género puede pertenecer Excisión? No es la clásica película independiente aburrida, tampoco es terror y su carga sicológica es muy amplia para encerrarla en el gore. Se escapa a cualquier tipo de encasillamiento. Es una película absolutamente original, poderosísima con uno de esos finales en los cuales uno se levanta de la butaca se pasa la mano por la cabeza y se murmura casi que inconscientemente “¿Qué es esta mierda?”.

Es una pena que no le haya ido muy bien en circuito comercial. Una película con poco presente pero con mucho futuro. Dentro de poco sus seguidores la transformarán en una peli de culto. Los que estén interesados la pueden ver en  internetcine. Org. Por favor, cuéntenme como les pareció. Vale la pena seguir la carrera de Bates, ojalá las pérdidas sufridas con Excisión le permitan continuar con su carrera. Es una pena valga tanto billete hacer una película.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.