22 de diciembre de 2012

THE GIRL. Hitch y su obsesión por las rubias


Era un domingo cualquiera, con su frialdad habitual iba pelando las naranjas que acostumbraba comer cuando con preocupación veía en la báscula que su inmenso cuerpo se había extendido un kilo más. Alma pacientemente escuchaba de labios de su esposo una nueva idea para iniciar Los pájaros filme que en ese momento preparaba cuando vio en la televisión el rostro de una rubia imponente. “Tienes que ver esto”. El gordo de párpados caídos dejó la naranja a un lado, con meticulosidad se limpió las manos con una toalla y vio los 20 segundos que le restaban al anuncio. Esto fue suficiente para tomar una decisión, ya sabía quién iba a protagonizar su próxima película.

Con Tippi Hedren Hitchcock quería demostrar en la práctica que actuar era algo muy fácil. Lo único que tenía que hacer el que estaba delante de la cámara era no hacer nada, actuar lo menos posible. En The girl podemos ver un poco como era su método de trabajo. Si Bresson hacía sus casting por teléfono Hitch lo único que necesitaba era que el actor hiciera solamente lo que el dijera. El set era una inmensa casa de muñecas con la cual él jugaba a su antojo. En su obsesión trataba de filmar en estudio para no dejarle al azar el estado del tiempo. Con Los pájaros accedió a dirigir en exteriores pero esto deterioraba su impasible humor, este error no lo cometería en Marnie, por algo la historia de la ladrona es la más expresionista de sus películas.
Ha empezado la década del sesenta. El esplendor de Hollywood comienza a declinar. Las estrellas están muy viejas, no tienen el brillo de antes. Ni Cary Grant, ni Jimmy Stewart están para interpretar a jovencitos en problemas. Lo más grave para Hitchcock es que sus rubias habituales han perdido su lozanía. Ingrid Bergman empieza a rozar los cincuenta, Vera Miles no fue la misma desde que había quedado embarazada (Para Hitch que una de sus actrices se embarazara era una traición inclasificable) ya nadie creía en Kim Novak y para colmo de males, su rubia preferida, la más hermosa de todas, Grace Kelly, había transformado su vida en un cuento de hadas y ahora era una princesa. Por eso descubrir a Tippi era como volver así fuera por un instante a una época dorada que estaba por extinguirse. El autor de Rebeca jugó a Pigmalión e intentó transformar a la modelo en una actriz, logro que se ve palpable en las dos películas que hicieron juntos, Los pájaros y sobre todo en Marnie la ladrona.

The girl está basado en el libro de Donald Spoto donde cuenta la tormentosa relación que sostuvo la modelo con el genio creador de Vértigo. Es una película hecha para televisión gracias a los esfuerzos de HBO y la BBC y que sirve de antesala a lo que significará el próximo año el estreno de la esperada Hitchcock, protagonizada por Anthony Hopkins. Está dirigida correctamente por el director inglés Julian Jarrold y cuenta con las soberbias interpretaciones de Toby Jones y una sorprendente Sienna Miller. Lo único que me molestó de la película y que no es poca cosa es haberse atenido solo a las declaraciones de un solo testigo. La visión es solo la de “Tippi” quien en 1963 decidió rescindir de un jugoso contrato con la que la unía a Hitch por diez años más. En declaraciones posteriores, hechas sobre todo por su hija, Melanie Griffith se dio a conocer el supuesto acoso sexual que el director le había propinado a la actriz.
Películas como Vértigo delatan la personalidad de un pervertido sexual pero acaso ¿No todos lo somos?. Hitch había trabajado con las mujeres más hermosas de Hollywood y todas hablaron maravillas del director, ¿Ahora porqué venía esta modelito de Minnesota a decir que el gordo aprovechaba los rincones del set para implorarle que por favor lo tocara así fuera un poquito? Como decía la propia Alma Reville, ¿Qué es lo que tiene esta que no hayan tenido las otras?
A mi me resulta altamente sospechoso que la carrera de la actriz nunca haya podido cuajar después de despegar con dos obras maestras absolutas. Nadie supo dirigirla como él y ya va siendo hora de que esta octogenaria y su ridículo hija le agradezcan al creador de La ventana indiscreta el haberle otorgado con los papeles de Melanie y Marnie un sitio en la historia del cine. Solo él le pudo sacar lo mejor.
Además tan malos recuerdos no debe tener si en 1985 decidió participar en un capítulo de la serie Alfred Hitchcock presenta o diez años después protagonizó la fallida secuela de Los pájaros.

Pero lo anterior es secundario y no debe afectar mi juicio sobre esta película que sin duda se deja ver y que además habla de un tema que nos apasiona a todos, el cine dentro del cine. Jarrold nos mete en el set de mister Cinema y nos revela algunos métodos, obsesiones y dudas que tenía uno de los genios más grandes del siglo XX. La película está nominada a varios globos de oro y pronto dará mucho de qué hablar. Cuando tengan oportunidad de verla no duden en hacerlo y únanse a esta discusión legendaria. 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.