4 de junio de 2013

HANGOVER 3. LOS CHICOS ESTÁN DE VUELTA

A años luz de sus antecesoras se posiciona la parte final de esta extraña trilogía impulsada por el afán infame e insaciable que tienen los grandes estudios de amasar fortunas. Los chicos están de vuelta aunque se nota que ya están cansados de tantas aventuras, sobre todo ahora que se reúnen en torno a una tragedia. La fiesta definitivamente ha pasado a la historia.
Vale la pena preguntarse si la manada sólo se junta para drogarse y perder la memoria en esas fiestas extremas y si el nombre en inglés hace clara referencia a nuestro popular “Guayabo” ¿Por qué se llama así el cierre de la trilogía si sólo en los minutos finales aparece y casi como un embutido lo han puesto para justificar el Hangover?.

La película está hecha solo para el lucimiento de Seth Galifianakis, el cómico del momento. El guión olvida por completo a los personajes de Bradley Cooper y Ed Helms quienes son sombras que deambulan entorno al rollizo y desadaptado comediante. Ninguno de ellos dos tienen situaciones o diálogos graciosos, parecen otros personajes sacados de otra película. A Cooper siempre lo va a salvar la pinta pero el que sin duda se ve más descuidado es Helms quien luce serio, casi estreñido, sin una pizca de emoción como si estuviera dentro del proyecto por física inercia.
Y eso que todo empieza con un  potente acto surrealista realmente poderoso. Alan conduce su auto, enganchado en la parte de atrás del mismo en un planchón va una jirafa. Esta es descabezada por un puente muy bajo produciendo un choque multiple en la autopista. Furioso el padre de Alan se da cuenta de que su hijo a los 42 años es un completo desadaptado. La familia entera se reúne y deciden hacerle una intervención. Llegarán a la conclusión de que lo mejor que puede hacer nuestro desadaptado favorito es internarse un rato en uno de esos campos de concentración donde vuelven a los raros “Normales”. Para apaciguar la ira de Alan los muchachos deciden acompañarlo.
Pero en el camino encontrarán un temible contratiempo. Otra vez Leslie Chow, el maldito oriental vuelve a hacer de las suyas.
Ni siquiera las apariciones de John Godman y Mellisa McCarthy logran remontar el desastre. Uso esta palabra teniendo en cuenta de que se trata del cierre de la trilogía más graciosa del cine norteamericano contemporáneo y que esperábamos algo más digno. Si uno desapegara de que es la tercera parte de Hangover podría ser menos exigente y decir por ejemplo de que la película por momentos funciona. Leslie Chow sigue siendo el depravado más carismático de la gran pantalla y el dúo que hace con Allan es desternillante. Hay escenas además muy, muy graciosas como el reencuentro de Allan con Carlitos y sobre todo los tres minutos finales (Aconsejo no abandonar la sala después de ver los primeros créditos finales)

En síntesis Hangover 3 debe ser vista por todos los que amaron las dos primeras partes y seguro muchos se divertirán bastante. Pero por favor no esperen demasiado ni cometan el error (Inevitable en últimas) de compararla con sus predecesoras, sólo así podrán relajarse y disfrutar de las ardientes aventuras de Alan y el gran sátiro Leslie Chow.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hi there! Do you know if they make any plugins to assist with Search Engine Optimization?
I'm trying to get my blog to rank for some targeted keywords but I'm not seeing very good results.
If you know of any please share. Thank you!

Here is my web-site - best cellulite treatment

Se ha producido un error en este gadget.