3 de noviembre de 2009

¿SUEÑAN LOS COLOMBIANOS CON ARGENTINOS CIBERNÉTICOS?

Tuve la desgracia de crecer con gente que quería ser Argentina. El primero que conocí fue a mi tío Alfonso, insuflado por la victoria gaucha- en el oscuro mundial organizado por la dictadura- empezó a ponerse camisetas albicelestes y a decir, cada vez que se tomaba un par de cervezas, que ese era su país. Las mujeres soñaban con tener a un Tarantini o a un Gustavo Ceratti.

Tengo amigos argentinos que no me creen que en el resto de Latinoamérica hay idotas que creen que el Rock Argentino es la única música culta y de relevancia intelectual que existe en el continente. Conozco gente incluso que cree que El lado oscuro del corazón es una obra maestra y que Ernesto Sábato es un gran escritor. Se tiene que pertenecer a la periferia cultural del mundo para creerse esto.

Con la crisis del 2001 se abarataron los costos y los colombianos empezaron a llegar en ramilletes. Al principio venían a estudiar, entonces era común ver al clásico rolo “argentinófilo” hablar con el acento de ellos una vez pisaba Ezeiza. Al menos venían a estudiar, ahora empezaron a llegar los buscavidas, el clásico colombiano echado pa’lante que no le tiene miedo a nada.

-Che –me dicen los pibes-, tienen que andar muy mal allá para venirse a este mierdero.
Mi respuesta por supuesto es “sí, estamos muy mal allá”. Pero así este gobierno nefasto haya incrementado la necesidad de la gente de salir de su terruño, esto siempre ha sido así. Ahora se presenta la exquisita oportunidad de venir a un país que hace cinco décadas fue grande y que ahora se está cayendo a pedazos. Y como no nos piden visa, y como son blanquitos y los edificios parecen europeos, pues qué mejor oportunidad para venir a buscar fortuna acá. Pero el desengaño llegará pronto, los sueldos son patéticos, no hay trabajo y, sobre todo, no hay vallenato ni guaro. Eso sí, llegarán a Colombia de nuevo con su fabuloso acento argentino.

Hace poco vi en ESPN un especial que hicieron sobre cómo se veía el clásico Boca-River en un bar de Bogotá. Creía que era una colonia argentina que vivía en Bogotá y vibraba con este devaluado clásico que el periodismo argentino ha venido promocionando en el continente como ¡uno de los siete espectáculos que no puedes dejar de ver en tu vida! Vi a un grupo de gente tomando cerveza con camisetas de Boca y de River, dije: “bueno, debe ser la colonia porteña en Bogotá”. Pero no. Eran colombianos comiéndose las uñas por un equipo con el que no han convivido nunca. ¿Cómo se puede ser hincha de un equipo cuando no has entrado a su estadio, cuando no conoces el barrio de donde salió este equipo? Entiendo que se pueda ser simpatizante ¿pero hincha? Y sin embargo estaban allí ¡dando declaraciones! Diciendo que en el partido de vuelta en la Bombonera iban a comer Gashinas, y lo decían así, con acento argento y todo.

La argentinofilia es un mal que todo colombiano está propenso a padecer. Yo también la empiezo a vivir, cada vez bajo más y más canciones de Los redondos y cada vez defiendo con más ahínco las grotescas declaraciones de Maradona. Me consuelo pensando que eso es así porque Maradona y los Redondos son universales, pero en el fondo sé que es mentira que el virus ya está dentro de mí.

4 comentarios:

Davis dijo...

Pues yo sueño con Jamaica.

Anónimo dijo...

Hola, perdona la pregunta, ¿qué te fuiste a hacer a Argentina? Además porque pienso que hablas de cierto ambiente que poco me gusta de Colombianos en Buenos Aires.
Y es que, cual es el colombiano que de verdad se sienta orgulloso de su terruño? pocos. Para la muestra muchos genietes que están lejos de aquí. Es que el terruño peca siendo hostil...
Un amigo argentino me dijo igual una vez cuando le dije que quería irme para allá -a estudiar-. Qué qué me iba a hacer allá? Un argentino diciendo que Argentina es también tercer mundo!! ohh qué sensato! jejeje...
Ellos -los argentinos- buscan es el european dream.
De todas maneras pienso que, independientemente a donde uno vaya, hay que regresar, ojalá vuelvas y no hablando argento.
:-/

Iván Gallo dijo...

Disculpame pero podrías redactar un poco mejor, no entiendo muy bien lo que tratas de decirme

Anónimo dijo...

Pues como dijo el amigo arriba, si me pongo a pensar sueno con jamaica si, me envcantaria ir alla a disfrutar de sus playas y a fumar cannabis sativa que da miedo, aunque sueno con viajar a todo el mundo, el clasico Boca- River si es un clasico devaluado, sobretodo por los bosteros que compran siempre los arbitros, y Gustavo Cerati si es un maestro absoluto.... SE QUE TE EXCITA PENSAR HASTA DONDE LLEGARE.....