9 de abril de 2012

EL ROSTRO DE ALIPIO De Alfredo Rubio. Una voz propia.

Hacer una película es de las cosas más difíciles que existen, Hitchcock decía que cada filme era una frustración porque el resultado final nunca se parece a las imágenes que uno tiene en la cabeza. Realizar un cortometraje con un presupuesto de dos millones de pesos es todavía mas complicado. Una vez terminé de escribir el guion de “El rostro de Alipio” le dije a mis amigos Darío Monsalve y Sixto Quintero que fueran a los cursos porque yo no quería meterme en camisa de once varas. La verdad conozco mis limitaciones y después de tres intentos por dirigir quedó más que demostrado que yo no tengo el talento. Darío es un tipo muy ocupado y el tiempo libre lo usa para ver películas, leer y oficiar de poeta. Sixto es la única persona que conozco junto con mi esposa que su discurso social es coherente con sus acciones. El decidió multiplicarse, asistir a los soporíferos cursos impartidos por distinguidísimos profesores venidos de Bogotá. Le agradecí entrañablemente que se haya enfrentado no solo al aburrimiento sino a la mezquindad, ignorancia y mala leche de los artistuchos locales. Unas semanas antes no aguantó más y con justa razón dejó el proyecto botado. Alfredo Rubio lo recoge del suelo, lo pone a andar a pesar de que camarógrafos surgidos en las entrañas del recordado teve 13, insuflados de un amor propio casi que incomprensible le hicieron literalmente la guerra.

Me cuentan que pasó lo que suele suceder en este tipo de villorrios: todos querían tener el control sobre la dirección. En su inmenso desconocimiento cinematográfico creen que el único puesto importante en una película es el de director. Empezaron a hacer eso tan colombiano que es esparcir chismes por los pasillos, hablar mal del otro sin dar la cara. Alfredo no es mi amigo y a veces le he aconsejado que no hable tanto porque eso aburre, pero nadie puede discutir que aparte de David y Leonardo Parra, de Isaías Romero, Efraín Vásquez y el maestro Bosh son las únicas personas en la ciudad que han visto películas. Al menos, desde la posición humilde de este servidor, son las únicas que pueden hablar con propiedad sobre un filme.

A los camarógrafos de teve 13 les pareció terrible que ellos con su vasta experiencia en quince años y primeras comuniones no les dieran la oportunidad de dirigir sus operas primas. Incluso el director de la piscina (Pixina,Pichina o como se escriba) quien hizo trizas  el hermoso guion de Rubio para convertirlo en un frívolo y casi que ridículo video clip a metido bazas en este juego. El de pronto quería demostrar que con otro videiucho podía recuperar el prestigio perdido con su pitscina orinada. El punto es que armado de valentía se fueron al Carmen del Tonchalá a realizar el corto. Con unos cuantos billetes, con lluvia, guiado por la férrea mano de Colbert García sacaron adelante el proyecto.

Durante meses esperé con ansias poder verlo. Después de varios aplazamientos anunciaron fecha para el 13 de abril en la Biblioteca. Como era de esperarse no me invitaron pero gracias a mi amigo Jaime Charria, quien me trajo el DVD a la casa y pude ver por fin el trabajo de Alfredo.

El oficio del guionista termina una vez pones punto final. No hay nada más desagradable que un guionista opinando en el set. Por eso pude ver el corto como un espectador desprevenido. La verdad me sorprendió el resultado. A pesar de la cámara que usaron (Una Handy ideal para grabar paseos de olla), de los problemas de ritmo, de las actuaciones, de todos los contratiempos que puede tener un presupuesto de limosna y un grupo de trabajo inoperante y en contra tuya, el corto creo yo logra lo más importante: construir una atmósfera. En las imágenes de ese par de campesinos recorriendo un camino uno puede encontrar a Colombia. Me encantó el casting, la mujer y el hombre tienen en la cara marcado el sufrimiento. Me encantaron esos gallos siendo entrenados por sus dueños, las patas de la mula entrando en el barro, el maíz siendo molido, los silencios de los personajes…. En algún momento uno llega a creer que está metido en un cuento de Rulfo.

A los imbéciles que trabajaron con Alfredo el corto por supuesto no les ha gusto y esto debe alentar al mexicano. Ellos no pueden disfrutar de los silencios, de la lluvia cayendo, de toda esa poesía que tiene el corto. Ellos sinceramente no saben de eso, no conocen, no han visto, son ciegos.

Yo me siento plenamente justificado y agradecido con Alfredo por haber hecho un gran trabajo con mi guion. Desde octubre estamos trabajando junto a un reconocido director caleño en convertir este guion en un largometraje. Por el maldito corrillo se decía que la película había ensuciado por completo el guion y quiero decirles que eso no es así. Al contrario me llena de orgullo y satisfacción con que este trabajo haya caído en las manos de alguien con tanta sensibilidad. Menos mal fue él y no uno de esos gómelos estúpidos que creen que el cine lo inventó MTV y que la mejor película de la historia es Natural Born Killers.

El rostro de Alipio de Alfredo Rubio muestra el camino de lo que debe ser un cine local. Una mirada sincera y hermosa sobre nuestros paisajes, nuestra gente. Una película con voz propia.

24 comentarios:

David Alexander dijo...

Después de tal descarga, qué puedo comentar? Pues que demasiado franco, puntual y ameno! Sinceramente en estos momentos se me escapan las palabras por si hay algo qué agregar...

... por el momento me atrevo a añadir que ya me gustaría ver esta reflexión publicada en La Opinión o algún otro medio impreso de amplia circulación, para que todos nuestros paisanos tengan la oportunidad de reflexionar sobre este corto que vale la pena ser visto por su naturalismo y sutil poesía.

El rostro de Alipio es en cierta forma aquel espejo donde no nos gusta vernos para maquillarnos o disfrazarnos y sin embargo, de el no podemos deshacernos.

Anónimo dijo...

Sera que alguien lee esta mierda.

David Alexander dijo...

Argumente y déje de ocultarse, anónimo cobarde!

Rose... dijo...

Creo que está demasiado generalizado y es un poco ofensivo y se ha victimizado demasiado a Alfredo...

Siceramente no me parece ameno, justo ni ninguna de las anteriores.

David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Basura y más basura...

Iván Gallo dijo...

INDEPENDIENTEMENTE DE LO QUE HE ESCRITO NO ENTIENDO PORQUE NO SE LE DA EL JUSTO RECONOCIMIENTO AL TRABAJO DE ALFREDO RUBIO. PORQUE TANTA MALA LECHE? A QUE SE DEBE EL RESENTIMIENTO? DEJEN DE JUZGAR A LA PERSONA Y FIJENSE EN LO MAS IMPORTANTE, EN LA OBRA QUE AL FIN Y AL CABO ES LO QUE NOS VA A QUEDAR.

David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...

Hubo un par de cositas que no he compartido en mis comentarios y me parecen lo más grave de cierta chusma, cuyo único mérito es haberse vendido en la muy "creativa" televisión local o tener unos papis que les compren la cámara y todo lo necesario para sus ocurriencias audiovisuales, son dos cosas imperdonables:
Que lo peor no es no saber nada, sino no querer saber nada de nada y traicionar al equipo de trabajo con el cuál alguien se comprometió hasta el final, a eso también puede llamársele hacer las cosas con mala fé y hasta corrupción.

Anónimo dijo...

No vaya a ser que por el desconocimiento de las cosas como en realidad sucedieron como es del otro lado de la pantalla, yo no estoy ni a favor ni en contra de nadie, las cosas como son, Alfredo me agrada, no me disgusta y que diga èl si hay alguien con más autoridad que yo para decir y desdecir sobre ese corto y su realización. Señor David Alexander, no sé a que se debe su sentimiento de ataque hacia Alfredo, fue un buen director, una buena persona en e rodaje, que se frustró un poco su labor por percances de convivencia, si. Pero nada para hablar de víctimas y que pecado tales... Ni buenos ni malos, solo inexpertos en la práctica.

Rose.

Anónimo dijo...

Felicitaciones a Alfredo, a Iván, pero también, independientemente de factores exógenos, a todos los que participaron en la realización del corto, es un trabajo en equipo donde intervienen oficios varios y se conjugan para dar un resultado. Iván, la cámara funciona, también la edición funciona y no es solo obra del director a pesar de su gran aporte, la dirección de arte funciona, etc. Sinceras felicitaciones a todos y mucha suerte con el estreno y con el futuro del corto y de la historia.

David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...

Rose:

No vaya ser que usted por mantener unas ficticias amistades se esté corriendo hacia el lado equivocado, el de los provincianos que se créen "modernos", heredando la típica ignoracia y mediocridad que mantienen en el atraso a nuestra región.

Esto lo escribió Iván Gallo, un egresado de la UIS con experiencia como docente en la UNAB que también ha estudiado y trabajado en Buenos Aires, siendo corresponsal de uno de los periódicos de mayor circulación de nuestro país y que actualmente continúa como educador en la Universidad Libre.

Si Iván Gallo no tiene la razón ni los argumentos para defender a Alfredo de los injustos y traicioneros ataques a su trabajo... ¿quién los tiene, niña?

Nunca estuve ni estaré de acuerdo con ciertos métodos del ministerio de cultura en cuanto al desarrollo de los talleres audiovisuales; eso de involucrar gente que lleva años de pasión por el cine o dándole al arte audiovisual con gomelos y gomelas que no saben ni quieren saber absolutamente nada de nada, eso es irresponsable y cruel. No hay como trabajar con el equipo idóneo, como las producciones totalmente independientes...

... y de muestra un par de botones: también recomiendo ver "Juegos Residuales" de Rolando Cerón & Gabriel Castillo, e "Hidrofilia", realizada por el Colectivo Leteo, producciones 100% independientes, poco que envidiar a lo hecho durante los talleres del misterio de cultura.

http://www.youtube.com/watch?v=8gcDQtnUPlA

http://www.youtube.com/watch?v=Sflp4XZBzq4


P.D: Si el único recurso que ha encontrado es el de colocar palabras ajenas en mi boca, está en el sitio equivocado porque tanto Iván como Alfredo saben sobre mi respeto hacia su obra. Si vamos a hablar de quién o mejor dicho quiénes han estado atacando el trabajo de Alfredo, esas personas tienen nombres propios y para no dar más rodeos se tratan de Carlos Guache y usted misma, que también ha tenido una actitud ambivalente, por no decir algo traicionera con sus propios compañeros. Encima con esa actitud de colocarme palabras que no son mías, da la impresión de querer generar discordia, como si de una infiltrada de Josué Jaramillo se tratase. Por favor, no trate de vendernos baratijas que tanto Alfredo como Ivan me conocen de años, lo que éllos más saben sobre mí es que yo soy muy frentero en todas mis cosas, no un(a) hipócrita como usted lo ha sido con nosotros.

lahuerfana dijo...

Iván tiene razón, es pura mala leche. Y envidia. E ignorancia. Ese divismo estúpido de la sarta de gamines que andan por ahí vociferando es una plaga que nada puede hacer contra el verdadero talento, porque el resultado es muy bueno y me siento orgullosa de haber sido parte de esto al menos por un breve tiempo.

lahuerfana dijo...

Digan lo que digan a mí me gustó y mucho. Felicito a Alfredo y a todo el equipo porque hay gente muy valiosa ahí, lástima que algunos anden agarrados a lengua cual verduleras.

Anónimo dijo...

Falsos mal hablados que no son capaces de decir las cosas en la cara a la gente cuando la tienen de frente...ahora todos resultaron amigotes de Alfredo.Hipocritas de mierda es lo que son realmente todos los que opinan aca...

Iván Gallo dijo...

De la cara usted tambien...salga del anonimato. Estoy de acuerdo con el comentario que dice que hay que hacer un reconocimiento a la gente que ayudó desde la fotografía, dirección de arte, sonido...eso es muy cierto, la película nunca la hace una sola persona

Anónimo dijo...

Solo tengo para decir, que no sé ni me interesa saber qué clase de persona que creo yo ni siquiera me conoce, ni me interesa y espero no hacerlo, me insulte de esa manera llamándome hipócrita. Espero que esto le alimente en algún sentido, puedo sentir el resentimiento mal enfocado en cada una de sus palabras. Cuide sus palabras cuando hiera señor David. Que las palabras se hicieron para muchas cosas menos para eso, y le agradecería que en realidad, si no tiene nada bueno, gentil o CIERTO que decir acerca de mí, se lo guarde. Buena noche, hasta luego.

ROSE.

David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David Alexander dijo...

Será que el anónimo o la anónima ha salido de la clandestinidad? En cuanto a eso de "ahora todos resultaron amigotes de Alfredo. Hipocritas de mierda es lo que son realmente todos los que opinan aca", pues en mi caso a Alfredo Rubio lo conozco desde diciembre de 1994. Y saben que me contestó respecto al forobardo que intentaron orquestar?: "David, no pierdas el tiempo con los tarados, lo le des perlas a los cerdos, no se lo merecen".

P.D: En todo caso, durante la noche del estreno ahí los vi a todos los que se quejaron tanto o pidiendo disculpas por haber trabajado en "El Rostro de Alipio" recibiendo orgullosamente su diploma... ¡incluso a Roger Melo!

Se ha producido un error en este gadget.