12 de mayo de 2012

LA DAMA DE NEGRO. VOLVER A CREER EN FANTASMAS


Así que Harry Potter ha abandonado definitivamente Hogwarts, ha abandonado la escoba y sus amigos de siempre. Ahora es un hombre que ha perdido a su esposa, los acreedores lo han arrinconado y su pequeño hijo le pide por favor que no se vaya pero el debe conformarse con mirarlo a los ojos, acariciarle la cabeza, tomar un carro e irse a vender una tenebrosa casa,  de difícil acceso, llena de terribles leyendas.

Dicen que el que se acerque a la casa verá a una mujer de negro con rostro cadavérico. Todo aquel que logre visionarla desencadenará una serie de infortunios que terminará con la muerte de algún menor. Daniel Radcliffe por supuesto que es un hombre de principios del siglo XX y él no le va a poner mucho cuidado a todas esas habladurías propias de la alta edad media. La muerte de su esposa, sin embargo, le ha abierto una percepción diferente de los fenómenos paranormales. No puede ser que alguien se muera sin dejar rastros y menos si esa persona es el objeto de tu afecto.
Vuelve la casa embrujada de fachada siniestra, gótica, de espacios inquietantes y sombríos. Los amantes del género como extrañábamos los pasillos interminables, los pasos andando en un cuarto vacío…el suspenso que precede a la terrorífica aparición. Todo eso que nos asustaba de niños es lo que reaparece En la dama de negro una película que significa la revitalización de un género que creíamos perdido.

En 1966 Robert Wise adaptó The hauting hill la novela de Shirley Jackson que es considerada la obra mas representativa en cuanto a casas embrujadas se refiere. Wise, no cae en la tentación de abusar de los efectos especiales, al contrario decide asustarnos sin trucos, renuncia irreductiblemente a faltarnos el respeto. Es inevitable no comparar esta adaptación con La dama de negro, en una época donde el género  ya no es propiamente terror sino una extraña mezcla entre gore, triller y suspenso, el terror acá se hace esperar. Me impresionó gratamente las secuencias de la película donde el protagonista no emite una sola frase. La imagen es más que elocuente y no caen en el facilismo de las explicaciones redundantes.
Un escenario extraño que nos hace recordar el camino donde quedaba el castillo en Cul-de-sac una carretera que durante unas horas es sepultada por la marea misma hace que la espantosa casa quede completamente aislada del mundo en una isla. Se retoman acá todas las características del género, porque así Polansky alla decidido sacar el horror de Transilvania para llevarlo a vivir a Nueva York hay cosas que son privativas, exclusivas de una forma de hacer películas.
Es imposible pensar que un western va a estar desprovisto de pistoleros a sueldo, cantinas hostiles, diligencias incomodas…lo mismo puede aplicarse para los filmes que abordan directamente lo paranormal. Se consigue crear una atmósfera y en ella volvemos a tener pesadillas como cuando le teníamos miedo a los fantasmas que deambulaban por los pasillos de nuestra mente. La casa gótica, la madre que llora hasta la eternidad por la pérdida de sus hijos.

Recuperamos la fe en un género que creíamos agotado. Es además reconfortante saber que al frente del proyecto estuvo la Hammer quien parece haber vuelto del mundo de las sombras para traernos el horror del que nos había privado desde hace casi cuarenta años. Recuerden que esta compañía británica se hizo famosa a finales de la década del cincuenta por sus secuelas sobre el conde Drácula, catapultando a la dupla conformada por Crhistopher Lee, encarnando al vampiro y a Peter Cushing como Van Helsing, el feroz cazador del monstruo.
Toda esa estética de la Hammer vuelve con La dama de negro una película ideal para ver en medio de una tormenta, alejados de las luces de la ciudad, del ruido de los autos. Gracias a su espléndida dirección de arte, podemos trasladarnos a la época donde aún creíamos en las renevantes, esas mujeres que volvían de la tumba para cobrar venganza.
Harry Potter ha abandonado definitivamente la magia para pensar en una carrera actoral seria. Según lo que vimos en esta película cualidades no le faltan. Sobre él cae el peso del filme y en ningún momento le queda grande. Un actor de carácter, duro pero a la vez mesurado y contenido.
No lo duden, véanla. Volverán a creer en fantasmas.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que sea un genero perdido sino agotado,si bien THE WOMAN IN BLACK tiene una trama que desde un principio te atrapa y te llena de expectativas, al final recurre a un desenlace tipo LOS OTROS (pelicula que si sorprendio de principio a fin) y una solucion muy a lo EL ARO, en la que aun cuando entierran a su hija como es debido para mitigar el dolor y proporcionar la tan anhelada "paz", sigue cobrando venganza porque es su instinto o mision fantasmagórica,,,la verdad,,,esperaba más de este film y me quede esperando aun más el factor "SORPRESA".

Dulce Gomez dijo...

A mí me parece una buena película de terror-suspenso porque no abusan de efectos especiales ni violencia para dar miedo, y la historia de The woman in black es muy buena, clásica y con mucha tensión, me gustó mucho.

Se ha producido un error en este gadget.