14 de mayo de 2012

SILENCIO EN EL PARAISO DE COLBERT GARCIA. Todos fuimos testigos


Estás con ellos en el camión, puedes sentir como los poros se abren, como la respiración se acelera. Alguno puede creer que solo es un mal presentimiento, ahora abrirán la puerta y dejarán la oscuridad para sentir por fin la libertad de tener un trabajo, un sueldo digno...que incluso sobre algo para mandar a la casita. El camión se detiene, un hombre gordo y uniformado, con un galil en las manos les grita que se bajen. Es un camino destapado en medio de la nada. Los hombres rodean a los muchachos, les hacen poner unos camuflados. Ronald temblando, como estamos todos en la sala se va poniendo el pantalón, la camisa, piensa en esa cicla gigante con la que se ganaba la vida y que hace tan poquito se la robaron, en su mamá, en Lady la chica que ama, nada de eso se le irá del pensamiento en los últimos instantes que respirará en la tierra, ni siquiera el ruido ensordecedor de los disparos estrellándose contra su cuerpo lo sacará de esas imágenes tan queridas, tan hermosas. Detrás de los cerros no quedaba un futuro mejor sino la muerte.



 La sala queda en silencio cuando irrumpe la luz, nos miramos y nos sentimos culpables. Colbert García nos quita la inocencia y nos convierte en testigos.

Silencio en el paraíso es una película necesaria en un cine que apenas se está armando, que está dejando de creer en los tópicos que marcaron su existencia. Para el espectador común esta es otra película que se ensaña contra la imagen del país “Acá no todos somos malos” dice una señora obesa en el pasillo de la sala “Yo al menos no lo soy” insiste mientras se acomoda el busto. Colombia es un país donde se asesinan un promedio de 18 mil personas al año y donde apenas se hacen 15 películas. Me provocó levantarme y calculadora en mano explicarle a la señora que lo que faltan por contar son mas historias como esta. Después desistí, es normal que piense así, no puedes pelear con el viento porque te despeine.



A pesar de su honestidad la opera prima de Colbert García no se ensaña en imágenes crudas ni burdas. Los personajes no todo el tiempo están quejándose por la dura realidad que les toca vivir, al contrario, se enamoran, se ilusionan, tienen aspiraciones, poseen un universo. La tragedia está ahí, acechante, viva, invisible pero siempre presente.

Uno de los puntos altos del filme está en su impecable dirección de actores. Es inevitable uno no sentirse identificado con Francisco Bolívar el talentoso actor que encarna a Ronald. Es precisamente en el silencio cuando más podemos acercarnos al dolor que siente el personaje. Bolívar surge como una revelación de este cine nuestro tan desprovisto de talento actoral. Todos los vicios de la televisión y del teatro son arrastrados a la pantalla grande. A excepción de Pedro Palacio, quien interpreta a un militar completamente unidimensional, un malo desprovisto de cualquier tipo de humanidad, los actores de esta película logran transmitir la emoción que necesitaba una historia tan devastadora como esta.



Lamentablemente y como suele suceder la distribución de la película fue deficiente. Tan solo estuvo un par de semanas en Bogotá mientras que en el resto de la cartelera nacional fue prácticamente ignorada. Esperemos que el reciente reconocimiento en el Festival de cine de Málaga (Mejor película latina, premio del público y mejor director) visibilicen una película que todos los colombianos deberíamos ver .

Los cuerpos quedaron ahí sobre el pasto. Bastarán un par de minutos para que las garrapatas comiencen a meterse por el ombligo. En anillos marrones los chulos comenzarán a descender sobre ellos. Nadie recordara sus nombres. Solo son estadísticas...números fríos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.