10 de junio de 2012

MADAGASCAR LOS FUGITIVOS. VOMITO SOBRE ESOPO.


Hace unos tres años, después del estreno de Up creía que el futuro del cine estaba en las animaciones de Pixar y Dreamworks. Habían encontrado  mi juicio, la fórmula para encantar a grandes  y chicos, público y crítica. Hoy siento que esa ilusión, esa oportunidad se ha desvanecido para siempre. Los chicos de Spielberg le apuestan a lo seguro, han dejado atrás la inventiva (Si bien nunca fueron tan arriesgados ni tuvieron la imaginación de los de Pixar) y acaban de estrenar un nuevo episodio de su exitosa franquicia Madagascar.
Nunca me han entusiasmado Alex y sus amigos. Eso de poner  a hablar a animales me parece ridículo y de niño una vez oriné sobre unos cuentos de Esopo. Anoche fui al cine porque tengo un sobrino que ama a Gloria y a Melmat entonces me puse las gafas y a pesar de mis resquemores disfruté durante hora y media. No me pregunten de que trataba la película porque creo que los tres guionistas que la escribieron tampoco les ha quedado claro. No le pusieron mucha atención a la historia sino que a manera de video juego iban resolviendo secuencia por secuencia, no importa que estas ayudaran a desarrollar a los personajes sino que cada escena fuera tratada como un sketch completamente diferente unos de otros. Lo importante era mantener un ritmo, una acción. Vender un producto a como de lugar.



Se pierde una gran oportunidad. El circo parecía ser un lugar sicodélico, estrambótico. hay hasta un tigre ruso cuya historia parece sacada de un manual de auto ayuda. Hay un tren lleno de animales que también podía tener mejor destino. Pero no, la historia es esclava de los gags y lo importante es que cada cinco minutos haya un chiste, algunos buenos, claro que si, me reí, otros puro lugar común.
Entre la mezcolanza hay todo lo que puede tener un blockbuster. Amor, villana despiadada, aventura, persecuciones. Los niños la disfrutan, de eso no hay duda y a nosotros nos ahorran el trabajo de pensar, solo sentimos. El encanto de la película reside en su 3D. Por fin sientes que los objetos chocan contra tu cara. Sientes vértigo y al final el mareo te acompañará hasta que llegues a tu casa.
Lo lamentable es que la animación que alguna vez se dirigió hacia los terrenos experimentales de Jan Svankvmajer ,Norman Mclaren o Tim Burton, para guarnecerse en las cursilerías de Disney. Esperemos que los creadores de Shrek vuelvan a explotar esa inventiva que parecía inagotable y nos devuelvan los mundos extraños, llenos de personajes fascinantes que enseñaban a los niños desde la más temprana edad que no existe nada como el cine para exacerbar el juguete más divertido de todos: la imaginación.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.