24 de julio de 2012

EL TIEMPO. 101 años al servicio de la democracia.


Stalin tenía Pravda, Fidel Granma, Chávez Últimas noticias y Uribe tuvo El tiempo. Durante los seis primeros años de su dictadura el periódico de los Santos fue su pasquín ideológico.
En el 2001 después de una dura crisis económica El espectador pasó de ser un diario a convertirse en semanario . La inclemente  persecución de la que fue objeto en la década de los ochenta por cuenta del Cartel de Medellín lo hirieron de muerte. El espectador fue el único diario que decidió hacerle frente a Pablo Escobar y su pandilla de sicarios. Dejaron solo a Don Guillermo , los Santos iban detrasito, con su silencio sospechoso. Esa fidelidad fue recompensada en el 2002 cuando le encontraron puesto a Pachito, el hijo bobo, elquenosirviópaunamierda, le dieron un cargo que estaba hecho a su medida: La vicepresidencia de la república.

En el Valle de la muerte todo llega tarde y podrido. No hay vías de exceso, los burros son cada vez más lentos. El espectador acostumbra a llegar un día después. Nadie protesta, a nadie le importa, nadie lee por acá. Todos son muy pobres o muy ricos. A los primeros el hambre no los deja leer, los segundos están muy ocupados cavando huecos. El tiempo si llega. Para ese si hay aviones. Llegan muchísimos, los viejitos los compran, sobre todo los domingos. Por lo general acostumbran armar los fascículos que salen sobre la última enciclopedia de la salud.

No quería comprarlo pero necesitaba enterarme de lo que pasaba en el Cauca. No me fijé en la portada, había un soldado llorando. El titular decía algo así como que el rostro de ese soldado reflejaba la indignación que sentía un país. Adentro, en el desarrollo de la noticia venía un perfil del sargento ese (La verdad no recuerdo el rango y no me voy a poner el tiempo googleando porque lo que quiero es escribir) donde la mamá decía que el muchacho le había salido así de bueno porque lo había criado como deben criarse los hijos en este país “En una mano el pan y en la otra el rejo” El periodista hacía una reflexión sobre esta frase “Sabia y contundente”.
El tiempo tiene ese tipo de cosas encantadoras. Inevitablemente lo llevan a uno a la nostalgia. Yo creo que así eran los periódicos franquistas, con  un cura oligarca y ruin de columnista como el padre Llanos.

No es coincidencia que la primera vez que los narcos quisieron apoderarse del país El tiempo se hizo el pendejo y El espectador denunció. Mientras a este le mataron al director y a bombazo limpio le destruyeron su casa editorial El tiempo vivía una época de esplendor. La segunda vez cuando los paras empiezan su ofensiva militar y ponen en el poder a el patrón de Escobar, el diario de los Cano desaparece y el los Santos se instaura como el único periódico de circulación nacional.
Las competencias en este país se ganan no asumiendo riesgos y sobre todo jugando sucio, Sirviéndole al más poderoso, al que pone las lucas. El tiempo se convirtió en la voz de Colombia y por eso es tan peligroso. La voz de Colombia es la de una viejita inculta y prejuiciosa. Chillona. Se te destiemplan los dientes cuando la escuchas.
Con lo del Cauca se demostró que este país necesita urgentemente una ley de medios. La libertad de prensa se acaba cuando los grupos económicos controlan las noticias. El espectador volvió a ser un diario en el 2008 pero no tiene nada que ver con lo que era antes de desaparecer. Ellos también aprendieron a sobrevivir, a no decir toda la verdad. El precio es muy alto. Con todo y que todavía le falta mucho para ser un periódico serio está infinitamente mejor escrito que El tiempo. Prefiero mil veces a un mamerto como Molano a una vieja hijueputa como Salud Hernández.

El país estuvo a punto de tener su verdadera revolución hace unos días y los medios cumplieron su cometido; lo que no se ve no existe. Nada quedó de la lucha de los indígenas, en vez de verse a una etnia luchando por su dignidad , lo que leímos, lo que vimos fue a un grupo de indios malparidos maltratando a un inocente soldadito.
Medios como El tiempo o RCN le han enseñado la receta a los grupos económicos que gobiernan este país para  mantener la democracia más antigua del continente : Embrutece al pueblo, miéntele. Ellos creerán todo lo que le digas.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.