22 de octubre de 2012

ACTIVIDAD PARANORMAL 4. La fórmula infalible.


Para cocinar una buena película de terror necesitas arrancarle los ojos a una anciana con joroba ponerla a dar vueltas por una casa con sus cuencas sangrantes, crearle una amigas igual de viejas y desmueletadas que canten con ella alguna canción de cuna. Brujas y niños son una buena combinación.
Fui al cine esperando un poco eso. Hace un par de semanas había visto en Movie City Paranormal 3 y debo confesar que me asustó mucho y que sería todo un referente del género si el director no hubiera tenido el mal gusto de matar de la forma en que lo hace a sus protagonistas. Aprecié mucho en la tercera parte la manera como usaron los recursos cinematográficos, un ejemplo de eso es el uso que se le da al ventilador como un trípode giratorio que nos permite obtener la visión de dos espacios a la vez agregándole al espectador otra dosis de estrés.

La historia de las brujas es más que convincente, se ve un trabajo previo, una intención de crear personajes. En la cuarta parte nada de esto sucede.
Apoyada en el éxito de sus antecesoras Actividad paranormal 4 no es más que un conjunto de sketches de una serie de terror pegados con saliva en un guión que se resquebraja como un castillo de naipes en los primeros minutos de la película. Se plantean elementos que podrían ser interesantes si al menos se hubiera tenido la intención de construir una historia. El niño de rostro inquietante tenía una especie de rosario colgándole del cuello, ¿Por qué no nos contaron para que servía? Entre sus objetos personales tenía envuelto en un trapo un tenedor antiguo de plata que según él servía para comunicarse, lo que no sabemos es con quien. Si vas a mostrar algo en la pantalla úsalo, sino ¿Para qué lo muestras?
Ateniéndose a los nuevos adelantos tecnológicos, los creadores de la cinta pretenden hacer avanzar su narración. Esta forma de hacer terror que inició con La bruja de Blair tiene el problema de que van a ver muchas cosas que no van a poder ser resueltas. Con ese formato es muy, muy complicado escribir un buen guión. No sabemos de las intenciones de sus personajes, ni vamos a poder estar en dos lugares a la vez. No, el único atributo que puede tener Paranormal 4 radica en algunos sustos que nos da al principio, en honor a la verdad sustos reales, de esos que te hacen levantarte del asiento. Pero a medida que la película avanza, si es que lo hace, empiezan a aparecer todos los lugares comunes a los cuales nos ha venido acostumbrando la saga, hasta el punto que ya al final de la película se rompe abruptamente con la trama y tenemos que preguntarnos, bueno ¿Y esto porque está sucediendo ahora?

El truco ha funcionado a la perfección. La secuela no sólo ha hecho felices a los millones de fans de la serie sino que ha sumado nuevos adeptos. Con muy pocos recursos la película ha hecho millones de dólares en ganancia, así que esto asegurará Actividad Paranormal para rato, incluso desde ya nos llegan noticias de que están trabajando en una quinta parte.
Escribirla debe ser lo más sencillo del mundo, buscar una adolescente, una pareja de padres de familia y un gato y poner a unas cuantas sillas moverse y un final donde haya desnucados serán los elementos suficientes para obtener un guión aceptable. Mientras tanto los que amamos el género estamos condenados a llegar a la casa y poner en un viejo VHS la copia infame de Suspiria para comprobar que las brujas si existen y que son malas, muy malas, casi tan malas como Actividad Paranormal 4.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.