19 de octubre de 2012

LAS VERDADES DE IVÁN MARQUEZ. La paz y los medios


Si había alguna duda de como los canales privados manejan sus noticieros estas quedaron completamente despejadas con el tratamiento que se le ha dado a los diálogos de paz. Siendo coherentes con los intereses de los grupos económicos que los sostienen, los medios no han desaprovechado oportunidad para desprestigiar el proceso. Después de mostrar la mesa de negociación José Alfredo Vargas dice “Vamos a noticias nacionales” y empieza  la seguidilla de noticias negativas, que en Caloto un oficial murió después de que estallara una mina quiebrapatas, que secuestraron a otro colombiano de bien, que un comando de la guerrilla se metió en el cráter del galeras e hizo que este explotara, cualquier cosa con tal de mostrar lo inviable que es negociar la paz con un grupo narcoterrorista.

Ayer pusieron el grito en el cielo porque Iván Márquez dijo la verdad. El hecho de que hayan aparecido guerrillas en este país no es culpa del campesinado sino del gobierno que en su empeño en favorecer a una clase política ha despreciado a la gran mayoría de los colombianos. Me impresiona que todo el mundo pueda opinar sobre el conflicto sin tener ni siquiera idea de como empezó, de cuáles fueron las razones por las cuales los liberales menos favorecidos, los proletarios y campesinos, después de que vieron como impunemente la anquilosada oligarquía  asesinara a Gaitán su líder natural, decidió revelarse y exigir justicia. En ese momento en vez de sentarse a escuchar que era lo que querían los desposeídos se cerraron a la banda y dijeron con su histórica prepotencia que ellos no tenían que negociar con bandoleros y los combatieron a sangre, fuego y machete, regalándole a la historia universal de la infamia métodos tan ingeniosos de tortura como el cuello de corbata.
La clase política colombiana es tan corrupta que tal vez el mejor gobierno que ha tenido este país haya sido el del golpista Rojas Pinilla. Este militar se sentó con la guerrilla, la escuchó y la pacífico. Le dio una zona, Marquetalia, donde podían empezar de cero. Se lo habían ganado. La oligarquía explotaba de la ira y respondió con el golpe de estado que acabó para siempre con la carrera política de Rojas. Se elige a Guillermo Valencia  un conservador de buenas maneras que en su tiempo libre oficiaba de periodista (Peligrosísima combinación) escuchó a los colombianos de bien que llegaban hasta palacio a decirle que por favor no se confiara de esos campesinos borrachos, resentidos de machete en cinto. Entre esos colombianos estaba Álvaro Gómez Hurtado, el hijo del nazi, que era recalcitrante en el peligro que representaba para el país el embeleco ese de las repúblicas independientes “Presidente, es mejor atacar antes… estos son resentidos y en cualquier momento estos salvajes salen de sus cuevas a cortar cabezas en las ciudades”.

 Según el historiador Jaques Aprile en su libro La ciudad colombiana Valencia llamó a Estados Unidos y le pidió al presidente que le liquidara un saldo que le debía todavía de la venta de Panamá. Kennedy sacó cualquier excusa, que ellos no tenían un peso, que la cosa estaba brava. Nuestro presidente le dijo que el saldito no necesariamente debía pagarse con plata
-Nosotros sabemos que ustedes están experimentando con bombas de gasolina. Mándenos unas… de paso las prueban.
Con Napalm terminaron de pagar los gringos la infame venta de Panamá. Marquetalia ardió durante días, Manuel Marulanda fue de los pocos líderes guerrilleros que lograron salvarse de ese genocidio.
Ningún medio de comunicación colombiano se ha dado a la labor de recordar que la mayoría de acercamientos que ha tenido el gobierno con la guerrilla ha terminado con una traición por parte del estado. Acuérdense del genocidio de los de la Unión Patriótica, cuando las FARC por fin decidieron buscar una salida política la respuesta del estado fue aniquilamiento total de sus más de 4.000 dirigentes.
Ni siquiera dentro de los noticieros pueden decir que cuando las dos partes en una guerra se sientan a negociar el conflicto se agudiza. Es normal, cada bando quiere llegar fuerte a la mesa de diálogo. No se prepara a la gente para la paz, se prepara a la opinión pública a la guerra. Es mas rentable. La paz en estos países no resulta un buen negocio.
Se indispusieron contra Iván Márquez porque su discurso duró más de treinta minutos. Porque parecía un disco rayado, la guerrilla está pidiendo las mismas cosas que pedían en los sesenta. Un analista se atrevió a decir que “Deberían modernizar su discurso”, el problema señor analista es que ni Márquez ni Granda pueden hablar de otra cosa porque las condiciones en el país no han podido cambiar. El empresario colombiano no ha podido entender que ha llegado la hora de repartir su riqueza, el terrateniente paramilitar se hace el sordo cuando lo llaman a una reforma agraria y el estado se ha entregado sin contemplaciones a todo lo que dicte los Estados Unidos de América.

La guerrilla no iba a desperdiciar la oportunidad de exponerle a la comunidad internacional cuál era su lucha, así esta se haya desdibujado y se haya convertido en un monstruo informe, así el campesinado ya no se sienta identificado con su lucha, esta guerrilla es producto única y exclusivamente de las injusticias que a través de su historia ha perpetrado el estado colombiano contra su propio pueblo.
Con los medios en contra del proceso de paz va a ser muy difícil que este se logre. El colombiano promedio está muy ocupado consiguiendo para el diario como para ocupar su tiempo en investigar cuales fueron las razones por la cual comenzó el conflicto. Los noticieros lo único que hacen es azuzar el fuego, el odio. Si en realidad anhelaran la paz harían una labor pedagógica, enseñarían que esto no es una mala película de acción donde el presidente tiene cara de Harrison Ford y los bandoleros son malos porque si, malos porque son feos, porque tienen una cicatriz cruzándole la cara.
A veces para hacer terrorismo no es necesario una bomba…. Con un micrófono basta.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

condenados a olvidar el pasado por medio de la saturación de información que no da tiempo para pensar.

Anónimo dijo...

estas son las memorias del pasado, las de mis padres,desplazado por la violencia politica de partidos; nosotros los hijos de los desplazados, hacinados en una ciudad extrana, mis hermanas mayores lanzadas a la prostitucion, mis hermanos caidos en la droga, y vienen a exigirles a los Colombianos que cambiemos la memoria?? por favor; no hay nada que cambiar, al contrario la ignominia,abuso y dssplazamientos,estan peor que cuando nuestros abuelos y padres, aun vivian. Pobre mi Colombia!!

Jairo A. Melo F. dijo...

El problema es que ni siquiera las FARC comprenden la violencia en Colombia... y no porque el gobierno sí lo haga, sino porque en este país siempre ha sido la búsqueda de fama del investigador el "descubrir" en un libro la causa de la Violencia en Colombia, pero nunca se ha elaborado una historia de larga duración de la violencia, tanto la organizada como la de la calle, la taberna, el camino desolado... tal vez así haya una explicación más allá de una "exclusión política de las masas", del "espíritu inmoral e irracional del terrorismo", a la minoría malvada (recuerden, los buenos somos más)...

Joan dijo...

Que carretazo tan mal hechado; fuera de que se come las tildes, como yo lo hago, se le olvidó al que escribió que los paras nacieron por culpa de las guerrillas, se le olvida que en todos estos años han cambiado cosas, pasa por alto que son narcos como muchos, pasa por alto las atrocidades que han hecho (que no son todas las que les achacan)... y fuera de eso critica la corrupción del gobierno; quisiera ver de que tan alta calidad es su moral... Es cierto que nacieron por culpa del estado y que Rojas Pinilla fue uno de los mejores, pero eso no le quita que hoy en día las farc sean un grupo de porquerias (claro, no todos sus integrantes). Ahora, sumemosle que los periodistas no pueden decir otra cosa que lo que dicen; me imagino que también se le olvida que Jaime Garzón dijo lo que el gobierno no queira, lo asesinaron ¿y quien hizo algo? ¿el que escribió esto y su moral? Este pueblo se merece aun mas caos, pues nadie es tan varón (y me incluyo) de pararse al frente del cañón; si el estado es corrupto y asqueroso es por culpa del pueblo, de cada uno de nosotros que actuamos como no debemos: queremos cambio y nos fumamos baretos que venden los grupos hijos del paramilitarismo y nos creemos de la izquierda justa, Cuando podemos le hacemos el mal al prójimo, somos infieles con nuestras parejas, solo somos pátrioticos cuando juega la selección, los derechos que reclaman las mujeres parecieran que solo fueran sexuales, vale mas la vida de los animales que de los humanos (porque el feto no es un tumor maligno), vamos en contra de los monopolios y nuestro operador móvil es claro, entre otras cosas mas... Hagamos la paz, pero yo no resisto a mi vecino... claro que habrá paz, ¡pero en nuestras tumbas!

Anónimo dijo...

Moral de esclavos expresada en toda su dimensión en el comentario anterior...

Anónimo dijo...

anonimo totalmente de acuerdo con ese comentario..quien sabe ese tal Johan que clase de niñez experimento...que clase de Colombiano, que pena ser de su familia......jajajaj disque se fuma lo mota de los hijos de los paras,a demás los paras nacieron por cuenta del Uriguevismo y no por culpa de la guerrilla (sofisma). como lo menciona Jaime Arturo Restrepo, que se denomina el "patriota" (contradictor de cualquier guerrillero contemporáneo) y no titubea en ratificar y en decir que “gracias a Uribe las Farc pueden llegar al poder”.
http://www.kienyke.com/historias/en-la-trinchera-de-el-patriota/.buen enlace para dar mas ampliación y contexto.

Se ha producido un error en este gadget.