25 de marzo de 2013

LOS CROODS: UNA AVENTURA PREHISTÓRICA. Diversión para toda la familia


Los Croods viven la mayor parte del tiempo en su cueva. Salir de ella significa exponerse a peligros inimaginables. Si quieren sobrevivir deben tener sus precauciones, sus métodos. El padre (Nicholas Cage) es sobreprotector, cada historia que cuenta al final de la noche trata de lo desastroso que puede ser para ellos exponerse a lo nuevo, a cambiar sus rutinas.  Tienen que obedecer a rajatabla lo que él dice si no quieren terminar en las fauces de alguno de los feroces animales que acechan el exterior.


A su hija adolescente (Emma Stone)  esa política ultraconservadora no le convence. Su edad la impulsa a vivir aventuras. Una noche un extraño resplandor la despierta. Contrariando todas las reglas sale de la cueva e hipnotizada persigue la mancha luminosa que deambula entre las rocas. Después de perseguirla unos cuantos metros encuentra la antorcha, detrás de ella está un extraño ser con cabeza de jabalí, ella toma una roca y está dispuesta a estallársela en la cara, cuando el ser levanta la cabeza de jabalí y descubre su verdadero rostro de adolescente. Este personaje le enseña que el fuego no solo se puede hacer sino que también se puede controlar y le recomienda no abusar tanto de la fuerza y si usar de tanto en tanto el cerebro. Además le advierte que el mundo se está acabando y que en pocas horas esa cueva donde su familia vive será arrasada por el fin.

Después del fracaso de El origen de los guardianes, Dreamworks continúa contradiciendo las reglas de la industria y se embarca no en la continuidad de una franquicia sino que se arriesga a contar la historia de una familia justo al final de una era. El resultado al menos  desde el punto de vista estético es más que satisfactorio. Decir que Los Croods es una película original es una exageración. Los lugares comunes y los tópicos archiconocidos abundan por doquier. El padre sobreprotector ya lo habíamos visto hace poco en Hotel Transilvania, la adolescente indomable la disfrutamos en Brave, el éxodo de una familia en el fin del mundo la sufrimos en la saga de La Era del Hielo.


Lo que cambia es la manera como Chris Sanders (Director de Como entrenar a tu dragón) logra armar las piezas y construir un relato lleno de un humor negro un tanto inusual en este tipo de películas. Los recursos visuales son fascinantes y logra componer unas criaturas prehistóricas completamente surrealistas y propias de la atmósfera que impuso Sanders dentro del filme. Las personificaciones de Cage y Stone son entrañables hasta el punto de que sufres y te angustias con el destino que puedan tener sus personajes. Los recursos dramáticos y las estupendas animaciones convierten a Los Croods en la mejor película animada de los últimos cinco años.

Parte del éxito del filme se lo deben a la colaboración dentro de la escritura del guión del genial John Cleese, miembro del club Monty Python y culpable de la mayoría de los graciosos juegos de palabras y humor negro que respira la película en grandes tramos de su relato.

Recomiendo que vean la película en 3D, pocas veces me ha impresionado tanto una producción hecha en este formato. Acá marca una verdadera diferencia y sin duda podrás por fin entender por qué se espera que para el próximo año la totalidad de los Blockbusters vengan en tercera dimensión.


Con Los Croods Dreamworks ha desplazado definitivamente a Pixar quien cada vez se entierra más y más en las edulcoradas tierras movedizas de Disney. Este es un entretenimiento válido no solo para los más pequeños sino para los padres y tíos que disfrutamos por un momento de la gracia de ser niños otra vez. No duden un momento en verla, recuperarán la fe que tenían en las películas animadas y que se había perdido por culpa de las cada vez más insoportables sagas. 

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.