28 de julio de 2011

EL GUSTO DE VER A ANDRES FELIPE PRESO

Ayer fue un día histórico, se abrió el camino para que se hiciera justicia en uno de los países con mayor porcentaje de impunidad en el mundo. La réplica ridícula del dictador está presa. Desde las páginas del Ateneista abogamos siempre porque su cuerpo se pudriera al sol, en realidad eso es lo que queremos pero por ahora debemos conformarnos con su muerte política porque difícilmente esta triste imitación de humano, este títere insulso del capo podrá aspirar de nuevo a cualquier cargo público.
Andrés Felipe creyó que él todavía podía hacer lo que le diera la gana, que las leyes aún se hacían a su propia conveniencia. Papá está lejos ahora, haciendo un viaje de negocios y su nombre cada vez pierde más y más peso. Pero en su infinita arrogancia Uribito entraba a la Picota a apretar a la gente que iba a atestiguar contra él y entraba a la hora que él quisiera. El director del IMPEC salió ayer a defenderlo pero el brazo de la ley también lo tocará a él.
Contrario a lo que se podía pensar en este país de asesinos no habían fans de Arias afuera de la audiencia, el ex ministro parecía muy solo, muy calladito, su esposa lo acompañó hasta el final, su esposa y su doble moral. El gobierno de Uribe adalid de las buenas costumbres, ultraconservador en sus maneras, amante del tradicionalismo absoluto, el gobierno que salió día a día en sus ocho años a hablar contra los “Bandidos” y “Terroristas” de las FARC ahora la gran mayoría de sus integrantes tienen que responder por infinidad de cargos de corrupción. Uribe se equivocó feo al creer que Juan Manuel Santos le iba a cubrir las espaldas, por un extraño designio de la Providencia en el país de los 35 mil muertos al año, de la corrupción infinita se está empezando a hacer justicia.
Pero bueno, no nos entusiasmemos demasiado ya vi las imágenes de donde se va a hospedar uribito, cama doble, televisor plasma, Direct TV, baño privado. A pesar de que lo quisiéramos ver violado repetidamente en un cochambroso patio de la Picota por ahora debemos conformarnos con que sufra la tortura de su propia compañía. Compadezco a los guardias que van a estar cerca de él, su aburrimiento debe ser contagioso. Lo primero que pidió este imbécil, retrasado mental fue un pequeño altar a la Virgen y al Sagrado Corazón porque lo que más le preocupa de estar encerrado es la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones de católico.
Arias tiene 38 años, la edad de un joven. Sin embargo el representa la parte más reaccionaria de esta juventud colombiana compuesta de viejitos. Los jóvenes ya no escuchan rock, se han vuelto buenos hijos y la rebeldía se ha secado. Es increíble que encontremos en veteranos como Carlos Gaviria, Robledo o Petro los verdaderos vientos de cambio que necesita este moribundo país. Desconfíen hoy más que nunca de los jóvenes que una y otra vez han defraudado las aspiraciones de los colombianos.
Por el momento la medida de aseguramiento y la consiguiente muerte política de Arias nos deja conformes y podemos albergar la ilusión de que este es el inicio de nuestro sueño más preciado ver como el ex presidente Uribe termina sus días en la cárcel pagando todos los crímenes que cometió en sus ocho años de gobierno. Por eso fue el primero en saltar y casi el único en defender a su pupilo, porque sabe que se sienten pasos de animal grande detrás de él, que su única arma es la arrogancia de capataz que posee. Esperemos que estos hombres de moral férrea no terminen pegándose un tiro en la boca. Queremos que nos den el gusto de ver como se pudren en una de esas sucias, asquerosas y claustrofóbicas cárceles que ellos mismos ayudaron a diseñar. Sería una maravillosa ironía del destino.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.