6 de julio de 2011

IMPUNIDAD DE HOLLMAN MORRIS. ¿COMO NO CAER EN EL LUGAR COMÚN?

Hace unos días publiqué un artículo en el blog donde resaltaba las mentiras en las que los medios, los académicos y los periodistas deportivos nos han dicho sobre la realidad colombiana. Las manifestaciones de rechazo fueron múltiples y se me acusó de ser un apátrida. Lo que me causaba gracia era que el argumento esbozado en los ataques contra mi tenían una pregunta ¿Y usted que critica tanto que es lo que hace por el país? Bueno mi función es criticar, quejarme, ladrar ¿Acaso no tenemos derecho a ello? A lo mejor yo quiero más a Colombia de lo que lo pueden hacer todos esos que dicen sentirse orgullosos de haber nacido en este país macabro.

Hollman Morris se atrevió a contar lo que es un secreto a voces, en Impunidad el periodista mostró la farsa que significaron las desmovilizaciones de paramilitares, la manera descarada con la que sacaron del país, con el apoyo de los Estados Unidos a los cabecillas más importantes de estos grupos insurgentes. A uno le provoca pegarle un balazo al televisor cuando escucha la voz de castrado de Pacho Santos alabando las medidas con las que el capo mayor salvó, licenció, jubiló a los asesinos que lo pusieron en el poder. En contraste, de una manera brillante, Morris y Juan Lozano (No confundir con el funesto ex ministro) Muestran como las victimas del conflicto escuchan por medio de pantallas gigantes el testimonio del temible comandante H.H confesando que las Autodefensas no solo se preocupaban por combatir la guerrilla sino que cumplían un plan establecido por multinacionales y gamonales regionales. Después de ver el documental uno puede sacar la conclusión de que la gran mayoría de la política colombiana está untada de sangre.

A pesar de los esfuerzos de uno de los escuderos del uribismo, Carlos Holguín de tratar de imponer en la opinión pública la idea de que fue gracias al gobierno de su patrón que pudimos lograr que los paracos confesaran sus crímenes, estos esfuerzos se desvanecen gracias a la oratoria del senador Petro quien con unas cuantas frases logra tumbar las enclenques razones del uribismo. Como es de esperarse cuando se habla de la realidad colombiana el final es tristísimo. Justo cuando las heridas comenzaban a mostrarse el presidente extraditó a sus amigos para defenderlos. Mientras tanto miles de madres en el Urabá antioqueño, en Villa del Rosario y en otras partes del país deben preguntarse porque mataron a sus hijos para hacerlos pasar como insurgentes, porque en el afán megalómano de un gobierno corrupto tuvieron que ser abaleados jóvenes que apenas comenzaron a vivir, porque no solo no fueron condenados los victimarios sino que se los premia en este país de porquería, se les otorga inmunidad, se los nombra cónsules, ministros, presidentes otorgándoles con el sudor del pueblo salarios astronómicos para un país tan pobre como estos.

La genialidad de Morris fue no mostrar, ni siquiera nombrar al principal causante de que el fenómeno del paramilitarismo se afianzara en Colombia, hablo del brazo político de Pablo Escobar, de su ideólogo, del capo mas representativo del todavía poderoso cartel de Medellín, hablo como no de Álvaro Uribe Velez, señor de la coca y de la guerra, de la tortura y de la injusticia, amado y respetado en este país de mierda que se llama Colombia.

Seguramente Impunidad no servirá para nada. De entrada ya fue prohibido por la censura que impera en este país. Los pocos que lo verán no solo llorarán de indignación sino que esa noche no podrán dormir pero también conozco gente que al mostrarles las crueldades que cometieron los paracos en zonas tan cercanas de acá como Juan Frío se encogerán de hombros y dirán “Si los mataron fue por algo” ya no solo no son indiferentes como antes sino que se han hecho parte del conflicto, son consecuentes con su líder, lo respaldan a morir. El pueblo colombiano sabe lo que pasó en estos ocho años y está de acuerdo con los resultados obtenidos. Es un pueblo enfermo de sangre un pueblo que almuerza viendo la última masacre, un pueblo vampírico y malvado que debe ser exterminado de la faz de la tierra.

Impunidad demuestra que Colombia es la prueba fehaciente de que no existe Dios. No esperen justicia, estamos desamparados solos, escondidos debajo de la cama esperando que nos maten. Así viven muchos colombianos aferrados a la esperanza de que solo por esta noche los dejarán vivir un poco más. Antes de que lo censuren completamente pueden ver este documental por Youtube. Ojalá aprendan a reconocer el daño irreparable que este gobierno le terminó de hacer a este país horrible y corrompido, el país del Sagrado Corazón de Jesús.
Amigos, ¿como no caer en el lugar común teniendo 35 mil muertos al año y ninguna respuesta?

7 comentarios:

Sergio León dijo...

Podrías hacer un blog sobre tu propia madre???, me parecería interesante!!

Sergio León dijo...

Podrías hacer un blog sobre tu propia madre???, me parecería interesante!!

Anónimo dijo...

muy bueno.

Anónimo dijo...

Impunidad, eso es lo que vivimos en Colombia, al ver el documental puede vivirse un mayor sentimiento de indignación, rabia y tristeza al mismo tiempo?...sin embargo, hay que tomar fuerzas y creer en las personas, esas mismas que piensan en el otro día más que pueden vivir, haciendo lo posible para que precisamente no tengamos que cantar al unísono la necesidad de ser borrados de la tierra. Como al mejor estilo de cien años de soledad, pronto vendrá el momento de la finitud de la estirpe...

Anónimo dijo...

Por cierto, creo que es importante reconocer el trabajo colectivo realizado por Morris y Juan Lozano, pertinente el reconocimiento a ambos por este documental ya ganador de Premio en el festival de La Haya!!!

Anónimo dijo...

Sergio León... crece, crece hijo

jaxon94hx2 dijo...

muy bueno su ensayo sobre los falsos positivos y la falsedad que se vive en colombia, pero usted debe darse cuenta que aca en colombia, el pueblo no es totalmente consecuente con uribe, tambien existe quien se revelo completamente contra el, y que estamos enterados de todo lo que pasa, no todo nuestro pueblo esta enfermo, algunos estamos vacunados...

Se ha producido un error en este gadget.