4 de julio de 2011

SOBRE SHAKIRA, MONTOYA, JORGE ISAACS Y OTRAS MENTIRAS COLOMBIANAS

A principios del siglo XX cientos de japoneses se asentaron en El valle del Cauca deslumbrados por los países que habían alcanzado a leer en la traducción japonesa de La María de Jorge Isaacs. La novela del escritor vallecaucano fue un best-sellers universal, la muerte trágica final, un rasgo tan característico del drama decimonónico cautivó a jovencitos de todas partes del orbe, sin embargo, más de cien años después ninguna muchacha conoce las desgracias de un joven estudiante llamado Efraín.

Inmune a la realidad el profesor de literatura de colegio se empecina en poner a leer La María y en la charla previa le dice al estudiante que la novela es reconocida por todo el mundo, que es un clásico de la literatura universal y otras chorradas más. ¡Todo eso es mentira!. Es mentira Fernando Botero y su genio universal. Botero se hizo famoso a principios de los ochenta porque los grandes capos de la mafia henchidos de orgullo al ver las gordas que pintaba un tipo de su tierra pagaban millones de dólares en las grandes subastas de Europa haciendo que los lienzos de sus heroínas tiróidicas valieran más que un Cezanne o un Renoir.

Es mentira que Juan Pablo Montoya fuera mejor que Michael Schumacher como nos lo hicieron creer. Según los malditos periodistas deportivos el corredor bogotano seguro sería campeón del mundo en un par de temporadas en la Fórmula Uno, era cuestión de tiempo. Sin embargo en las siete temporadas que estuvo en la máxima categoría del automovilismo vimos como no solo no ganaba el campeonato del mundo sino como carrera tras carrera era superado en las pruebas de calificación por su compañero de equipo. En el 2006 Ricardo Henao y su nefasta sonrisa anunciaron como en un acto de valentía el piloto colombiano había renunciado a la Fórmula Uno para ceñirse al futuro que era nada más y nada menos que la Nascar, esa hedionda categoría donde los pilotos parecen choferes de Berlinas del Fonce compitiendo por la copa Rimula en Tocancipá. Seis temporadas después de estar en la Nascar Montoya lo único que ha ganado es barriga ya que ha estado lejos de cualquier opción en el campeonato de pilotos.

Es mentira que Bogotá sea la Atenas suramericana. La capital de un país no debe estar a 2.600 metros sobre el nivel del mar, a esa altura los seres humanos no pueden pensar, eso explica por qué Bogotá no tiene una novela, un escritor, un cineasta, tiene a Silva pero ese snob genial era más un francés que un rolo. Bogotá es un error histórico porque la capital de un país debe quedar al lado de un océano, de un caudaloso río y no del pichal infecto ese que siempre ha sido el Río Bogotá.

Ayer como todas las tardes en las buenas noticias del entretenimiento hablaron de la colombiana más universal de todas, Shakira. Como siempre ocultaron la verdad y decidieron no hablar de los siete plagios de los que está acusada y demandada penalmente, ignoraron el desastre que han constituido sus tres últimos discos, de sus continuos conciertos cancelados en Europa y Estados Unidos porque a la gente sencillamente no le gusta esa puta hiperkinética con cara de enana. No, no hablaron nada de eso sino que mencionaron que Jennifer López había anunciado su desvinculación con American Idol y que nuestra promotora diva que según Carolina Cruz y demás prostitutas del entretenimiento compite en popularidad con Madonna y Beyonce estaba buscando una chambita en un programa de televisión bastante visto en Estados Unidos pero que a su vez no es más que otro cochino reality.

Cuando recién sacó su segundo disco García Márquez escribió en su columna de cambio un artículo titulado “La poetiza que desafía a la muerte” se refería no a Alejandra Pizarnik ni a Silvia Plath sino a la cantante de Magia y protagonista de la tristemente recordada El Oasis. Shakira de una se comió el cuento y desde ahí, desde mucho antes de conocer a De la Rúa, en la época en que salía con el cabezón Oswaldo Ríos, Shakira comenzó a hablar argentino. Sus discursos como sus canciones estaban revestidos de una falsa poética, de una entonación falsa, rebuscada, como si fuera la protagonista de uno de esos esperpentos visuales que suele hacer Eliseo Subiela.

Shakira es una artista del montón, no, del montón no, porque ni siquiera una artista común y corriente plagia tanto y de una forma tan descarada. En los ocho años de dictadura que vivimos ni ella ni el caremuñecodeventriloco Juanes hicieron algo por denunciar el genocidio que se cometía en este país. No, Juanes el ex Metalero venía al país a ponerse un camuflado y a cantarle a las tropas de Uribe. Shakira se prestó para cuanto concierto propuso el régimen. Dan asco estos cantantes nuestros.

¿Cuáles artistas queridos amigos? ¿Cuáles deportistas? ¿De qué tenemos que sentirnos orgullosos? De Sofia Vergara que en Familia Moderna hace un poco de ella misma: una colombiana buscona que ha atrapado a un millonario otoñal y que en épocas pasadas estuvo casada con un sicario. De John Leguizamo el gran actor “Tolimense” que a penas sabe hablar unas cuantas palabras en español. En el pasado mundial un comentarista radial se atrevió a decir que “Honduras es Colombia en la copa mundo” solo porque Reinaldo Rueda dirigía este equipo que por cierto ocupó el último lugar en el mundial.

En los noventa Rosso Jose Serrano fue el mejor policía del mundo y casi sacamos el carro de bomberos para celebrar semejante logro. El súper policía como lo llamaban los noticieros de Gossain y Amat o perdón de Lule y Santodomingo habitaba en el país mas asesino del mundo, país con 35 mil muertos al año que a la vez es el país mas alegre del mundo como salió en una encuesta que nadie sabe quien publicó pero que los medios no pararon de reproducir.

Colombia es pasión, quédate en ella que es un paraíso, viaja por sus carreteras y mira durante 36 horas que es lo que dura un viaje por tierra en este país sus hermosos paisajes. 36 horas sino tienes suerte de ser secuestrado por una narcoguerrilla porque ni siquiera en 64 años de conflicto guerrillero hemos podido sacar un solo hijueputa pensador político. No tenemos nada, ni guerrilleros que valgan la pena, ni políticos, ni nada. La gente por ejemplo admira a Pablo Escobar, Pablo es nuestro Ché Guevara, Pablo el creador de Alvaro y Uribitos, el hombre que mató en una tarde a 200 personas solo porque paseaban cerca al edificio del Das, Escobar el que traquetizó a este país y ayudó a que el conflicto definitivamente no tuviera fin. Por eso no puede pasar nada acá, no solo es falta de talento es que es una raza mala, raza de gente mala y bruta, de gente inculta, de asesinos y sobre todo de mentirosos.

Los japoneses trataron de asentarse por acá pero al final terminaron echándolos, se fueron para Brasil, para el Perú, para Argentina. En un viaje que hice por el sur de la Patagonia, cerca a Ushuaia, el fin del mundo, encontré una tienda de abarrotes gerenciada por un japonés centenario. El viejito me dijo que le había puesto así a la tienda en homenaje a La María, era el último que se acordaba de esa novelita de mierda que en algún momento fue leída por todo el mundo pero que hoy todo el mundo ha olvidado como se olvida lo que perece, como olvidará dentro de poco el mundo las horrendas canciones de Shakira.

Nosotros, los mayores de treinta en cambio nunca olvidaremos que esa enana con pinta de muchacha del servicio hizo un video maravilloso a mediados de la década del noventa llamado Magia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tanto odio...Me arrastra tu visión de Colombia y me hace sentir untada de mierda y oliendo maluco...Talvez vos mismo no te aguantabas tu hediondez y te largaste...raza mala, de gente mala y bruta...y como confiar en tu criterio?!!! Que tanto menos malo y menos bruto sos???
Que te pasó, que te hicieron, quien te criticó mas de la cuenta, quien o que te generó tal resentimiento. Y que te importa si Shakira es o no es, a quien le importa los motivos de la felicidad ajena, y en que carajos te afecta que Montoya esté sacando barriga y se esté haciendo fofo y viejo de fracasos...Y si Botero logró lo que logró...que carajos importa, odio su arte, y que!!!El igual se sigue ganando su plata, así que lo que sea que le ven algo tendrá! Los endiosas mas de la cuenta...Que has hecho tu, que te crees tan distinto?
Y como para pegarme a la ola de odios y resentimientos...y como igual soy una persona infeliz fingiendo tener la felicidad del montón (la de la estadística). Pues, me pone súper eufórica decirte que tu post me parece una mierda, que no me aporta nada a mi cochina y hedionda vida de clase media, llena de sueños de fama y gloria...inalcanzables, por mi raza...
Y que viva el HP nacionalismo!!!...que no me hace ni mejor ni peor persona...por ser una aguatibia Colombiana, pero que por lo menos me permite colgar mi bandera el 20 de julio…
(ahora…ya mas calmada..supongo que cumpliste con tu objetivo)

Anónimo dijo...

jjajaajajajja incisivo, hilarante....
Por fin alguien denuncia con intensa pasión.. no es odio, es pasión!

Moka dijo...

Y lo peor de todo es que no hay esperanzas de que esta raza maldita se extinga... gozan como condenados pariendo subnormales, imbéciles como los del cuento de Quiroga, estoy de acuerdo contigo, ¡este país da asco!

SLAYER. dijo...

Viva este pais de Mierda!!!

Camilo dijo...

Fascinante articulo, aunque considero una injusticia casi criminal, y en esto si voy a ser bastante critico, el hecho de que en las "reacciones", la casilla de "divertido" este por encima de la de "interesante"... joder, si esto es por mucho de lo mas "interesante" que todo colombiano deberia de leer para sacarse las cucarachas de paracol y rcn de la cabeza.
Y aun cuando me entretiene bastante el tono directo y punzante del articulo, calificarlo como "divertido", o peor aun como "guay" seria similar a ignorarlo por completo.
Sin mas, gracias a uds por dedicar su tiempo en estas bien definidas y contundentes opiniones.

Anónimo dijo...

Esta entrada me resulta bastante patética y chocante por decir lo menos. Nada más lamentable que un colombiano creyéndose argentino, y que además se dedica a hablar mal de su país y de su gente, quizá porque ve en ella el reflejo de sí mismo. Y no, no soy fanátic@ ni de Shakira, ni de Juanes, ni de Botero, ni de nadie. Colombian@, plenamente consciente de los mil problemas que tenemos, y de todo lo que nos falta. En cambio usted, mide el país por sus personalidades (jaja que ironía justo lo que usted critica: colombiano. Como se nota que usted no es más que un resentido; y es que gracias a personas como usted tan llenas de odio es que aquí seguimos así como hasta ahora. No se moleste en responderme, que en realidad poco o nada estoy interesad@ en leer sus posts, llegué aquí por accidente. Y al o la comentarista sobre los subnormales, me resulta más patétic@ todavía, porque su comentario permite entrever que su "superioridad" no ha sido suficiente como para poder escapar a este país de "subnormales".

Anónimo dijo...

Yo me incluyo dentro de la categoría de subnormales porque desafortunadamente nací en este cagadero... pero gracias!!!

Se ha producido un error en este gadget.