22 de julio de 2010

CATEDRALES

Hoy fui a la catedral de la Plata. Parecía extrapolada de Toledo. Pienso en Catedrales y me acuerdo de Hitchcock y de Buñuel. Scottie sube la escalera de la catedral persiguiendo a Judy como en un dejavu ve como por segunda vez ella salta al vacío. Arturo de Corodba en un su vigesimonoveno ataque de celos intenta arrojar a su esposa desde el campanario de una escarpada iglesia. Abajo está Guadalajara esperando los despojos de Irelma Diaz. Guadalajara y Toledo dos ciudades en la mente de un cineasta. Kim Novak salta dos veces desde el campanario de la iglesia de una orden de monjas españolas. Hitchcock siempre reconoció la influencia que ejerció el cineasta aragonés en su obra. Al final de Ensayo de un crimen, Archivaldo de la cruz, el gran teórico del asesinato es incapaz de aplastar a un saltamontes al igual que al final del Sicósis Norman Bates no puede ni siquiera aniquilar a una mosca que se posa en su mano. Gene Kelly, Tippi Hedren o Kim Novak podrían ser una de las tantas heroínas buñuelescas, casi siempre anuladas por las fuerzas ocultas de la naturaleza y de sus parejas. No hay tiempo para heroes en las dos obras. Sus personajes llevan la maldición de sus autores. Como sucede con los grandes artistas al crear un personaje tambien crean a un hombre, a un homúnculo, un receptáculo donde van a parar todas sus fobias creando entonces una realidad paralela, un universo que solo existe en la cabeza del artista. Y un artista es un asesino, un sádico que mata y tortura con su imaginación por eso los personajes de estos dos directores revisten una gran capa de crueldad y perversión. Scottie es un fetichista. Jefrrie un vouyear como es fetichista el viejo dueño de la mansión de Diario de una camarera o es sado-masoquista la Severine de Bella de día.
Los dos eran novelistas frustrados. Si Godard Hacía ensayos Buñuel y Hitchcock escribían novelas. Muy raras veces pudieron escribir un guión en solitario, incluso la mayoría de sus películas mas notables son adaptaciones de novelas. Al ser reinterpretadas exponen la versión de ellos apropiándose de esa creación. Este es el proceso del lector, cuando lees creas imagenes. Son tuyas. Cada lector es el creador del mundo.
Hoy recordé a los dos cineastas cuando veía las altas columnas de la basílica. Quise subir al campanario para constatar con mis propios ojos como la cabeza de Don Lope sigue sirviendo de Badajo. Hubiera subido si no se hiciera de noche. Yo creo que allá arriba deben espantar cuando el sol se oculta. Además el frío no cede. Salí y agarré un táxi. Me dieron ganas de volver a ver Tristana.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.